pancarta-justicia-cparra-castilb

El ex torero ha asegurado que este siniestro ha sido «el percance más grave» de su vida y que, por ello, está pasando «un quinario». Ortega Cano ha seguido manteniendo que no ingerió alcohol el día del accidente en el que perdió la vida Carlos Parra.

El matador de toros ha afirmado que no recuerda «nada, no tengo memoria de nada, y eso lo digo con toda sinceridad», mientras ha vuelto a reafirmar que no consumió ninguna bebida alcoholica la noche del sinientro,  «por mi salud y por mi vida, no debo de beber y no he bebido ese día», por lo que «sea lo que Dios quiera y lo que la Justicia dictamine».

A pesar de estas declaraciones, los peritos del instituto armado han descartado que ex torero sufriera una vahído antes del accidente y señalan que Ortega Cano invadió de forma completa el carril contrario a una velocidad superior a la que permitía la vía. Los agentes del Equipo de Reconstrucción de Accidentes (ERAT) de la Guardia Civil han ratificado en la jornada de este martes que el ex torero y ganadero José Ortega Cano invadió el carril contrario y provocó el accidente en el que falleció el vecino de Castilblanco de los Arroyos, Carlos Parra «por una distracción o desatención» en la conducción que «lo más probable» es que esté asociada con su ingesta de alcohol previa, informan agencias. Cuando estos agentes realizaron la reconstrucción, ya contaban con la prueba de alcoholemia que dio una tasa de 1,26 gramos de alcohol por litro en sangre.

En la quinta sesión del juicio que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, los cuatro agentes que elaboraron la reconstrucción del siniestro han comparecido como peritos y han señalado que el acusado invadió el carril contrario de manera «completa» y no «puntual» hasta que colisionó con el vehículo del fallecido a una velocidad de 125 kilómetros por hora -en una vía cuya velocidad máxima es de 90 km/h-, mientras que la víctima circulaba en ese momento a 50,4 kilómetros por hora. En este sentido, los peritos del Instituto Armado han puesto de manifiesto que la «deformación» que presentaba el coche conducido por José Ortega Cano implica una velocidad alta.

Los peritos han indicado que el ex matador de toros invadió el carril contrario 60 metros antes de producirse el siniestro mortal, y que en ese tramo tanto el fallecido como el acusado «tuvieron capacidad visual para verse y reaccionar», no obstante lo cual el vehículo Mercedes R-320 de Ortega Cano «mantuvo la ocupación del carril contrario». Al hilo de ello, los guardias civiles han rechazado, tal y como defendió el acusado, que éste pudiera sufrir «un desvanecimiento o vahído» antes del accidente, ya que, a juicio de los agentes, la trayectoria post-colisión indica que la dirección del Mercedes «estaba orientada hacia la derecha», debido a una acción sostenida sobre el volante incompatible con un «desvanecimiento» previo.

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *