juzgados-prado-ok
Juzgados/Archivo

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a dos años de cárcel a un hombre acusado de conducir sin carné, huir “a gran velocidad” de los agentes de la Policía Nacional que le dieron el alto, uno de los cuales tuvo que apartarse para evitar el atropello por el vehículo conducido por el investigado, y allanar una vivienda en la capital hispalense.

El acusado iba a ser enjuiciado por un jurado popular. Pero la vista oral por estos hechos no se celebrará finalmente tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre la Fiscalía, la defensa y el propio encausado. Este ha sido condenado a un año y tres meses de prisión por un delito de atentado a la autoridad; a seis meses de cárcel y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de un año y seis meses por un delito de conducción temeraria; a tres meses de cárcel por un delito de allanamiento de morada; y a 28 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito de conducción sin permiso. 

La Audiencia considera probado en la sentencia que los hechos tuvieron lugar sobre las 15:45 horas del día 30 de enero de 2019. El detenido, “pese a carecer” de carné, conducía un vehículo por una calle de Sevilla hasta que se encontró con un control rutinario practicado por agentes de la Policía, que le dieron el alto. 

Como se produjo la huida de esta persecución del detenido sin carné

El acusado aminoró la marcha en un primer momento. Pero cuando los agentes se le acercaron, y “con claro desprecio hacia el principio de autoridad que los mismos encarnaban, aceleró bruscamente, viéndose obligado” uno de los policías nacionales a apartarse para evitar el atropello. 

Seguidamente, y “lejos de obedecer reiteradas órdenes de alto mediante señales luminosas y acústicas que le realizaban los agentes”, el condenado emprendió la huida “a gran velocidad” por diversas calles de Sevilla. “Saltándose varios ceda el paso, con el consiguiente peligro tanto para el resto de los usuarios de la vía como para varios transeúntes”. 

Tras acceder a una calle en sentido contrario al de la marcha, el acusado bajó del coche y continuó la huida a pie. Finalmente, se introdujo en una vivienda aprovechando que la puerta se encontraba abierta. Todo ello, “sin que conste que tuviera el consentimiento” de las moradoras del inmueble. Fue detenido por la Policía en una de las habitaciones del mismo. 

A la fecha de los hechos y desde hacía varios años, el acusado era adicto a diversas sustancias estupefacientes. Además, con varios intentos fracasados de rehabilitación, lo que afectaba de manera moderada a sus facultades intelectivas y volitivas. Por ello, se le aplica la atenuante muy cualificada de drogadicción en los delitos de allanamiento, atentado y conducción sin permiso

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario