400 de ellas se han puesto en Navidad, sobre todo en Casco Antiguo y Nervión. La limpieza de los restos como consecuencia del ‘botellón’ en las calles de Sevilla le ha supuesto a Lipasam un coste anual de 1,2 millones de euros.

La Policía Local de Sevilla ha interpuesto unas 400 denuncias por incumplimiento de la Ley 7/2006, norma autonómica conocida como ‘Ley Antibotellón’, desde la puesta en funcionamiento del Plan Navidad, que se activó el pasado 18 de diciembre y se mantendrá hasta el 7 de enero. Los agentes participantes en los dispositivos ‘antibotellón’ de la Policía Local han multado a personas por consumo de alcohol en la vía pública en diversas zonas de la ciudad, pero donde más denuncias se han registrado ha sido en los distritos Nervión y Casco Antiguo.

En concreto, en la zona de Nervión y el entorno de Viapol se han puesto 114 denuncias, mientras que en el centro se ha denunciado a 99 personas. Le siguen en número de multas Los Remedios, con 44, y Triana, con 24.

El delegado de Seguridad y Movilidad, Demetrio Cabello, ha destacado el «enorme esfuerzo» que realiza la Policía Local de Sevilla «en la lucha contra el botellón, tanto durante las fiestas como el resto del año», con dispositivos especiales cada fin de semana que «realizan una importante labor, no sólo sancionadora, sino fundamentalmente disuasoria, con el objetivo de compatibilizar el derecho a la diversión de los jóvenes con el derecho al descanso de los vecinos de Sevilla».

Por días, el mayor número de multas se realizó el fin de semana previo a Navidad, como son el viernes 21 de diciembre, cuando se pusieron más de 90 denuncias en una noche, y el sábado 22, cuando se superó las 80 multas.

En total en el año 2012, la Policía Local de Sevilla ha interpuesto más de 5.000 denuncias por infringir la Ley 7/2006, que prohíbe permanecer y concentrarse en unión de personas consumiendo bebidas en la vía pública. «Los datos hablan por sí mismos», ha afirmado Cabello, quien ha agradecido a los agentes su trabajo y ha asegurado que «en este año que comienza se continuará insistiendo en esta línea, porque es innegable que pese a que el botellón sigue siendo una práctica habitual se han hecho importantes avances, como por ejemplo el hecho de que se hayan logrado evitar las macro concentraciones que tan fatales consecuencias acarrearon en el pasado».

Por su parte, a la empresa municipal Lipasam le ha supuesto un coste anual de 1,2 millones de euros la limpieza de los restos como consecuencia del ‘botellón’ en las calles de Sevilla.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para laSexta. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...