Belén Napolitano del Ayuntamiento / ICAS.

La tradición belenística en Sevilla resiste a las medidas de restricción con una oferta menor a la de otros años, pero suficiente para mantener vivo el espíritu navideño en la ciudad.

Esta tradición navideña se introduce en los hogares sevillanos a comienzos del siglo XIX. Con anterioridad, para contemplar los belenes había que visitar los conventos y monasterios, donde se custodiaban conjuntos artísticos más antiguos. Algunos historiadores fechan el auge de la tradición belenística sevillana a principios del siglo XX. El uso del corcho y, posteriormente, del porexpán extiende esta disciplina al nivel de un aficionado que va extendiendo el misterio básico a composiciones que llegan a ocupar estancias enteras y que precisan meses de un trabajo que sólo ve la luz en el tiempo del Adviento.

En Sevilla, los belenes más populares se han adaptado a la situación de pandemia que la ciudad vive, pero sin renunciar a mantener una de las señas de identidad de la navidad sevillana.

Los belenes del 2020

El belén del arquillo del Ayuntamiento que monta el Consistorio no ha faltado a su cita anual con la Navidad sevillana. Su situación al aire libre lo hace uno de los más seguros en cuanto a las medidas sanitarias, por lo que no ha variado ni en su composición, ni en su horario ininterrumpido durante las fiestas. Se trata de un nacimiento de grandes figuras que es montado por personal del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, y que cada año incluye un nuevo elemento, en esta ocasión, el templete del Estanque de los Patos del Parque de María Luisa y la cascada del Monte Gurugú.

Belén del Arquillo del Ayuntamiento / ICAS.

Casa Fabiola Colección de Arte Mariano Bellver vuelve a montar el belén napolitano que el pasado año visitaron más de 9000 personas de las escenas que representa, dispuestas sobre un aparato arquitectónico de estilo barroco que permite una visibilidad de 360 grados. Sobre él se asienta el belén, que está formado por un conjunto de figuras napolitanas del conocido escultor italiano Ulderico Pinfildi, además de un burro que es obra del escultor sevillano Francisco Buiza. Son piezas que representan los modelos del siglo XVIII tan extendidos y que reflejan los diferentes tipos y personajes de la sociedad de la época.

Otro de los belenes más visitados durante las navidades es el de CaixaBank en su oficina en la calle Sierpes. El nacimiento es obra de Rubén Fernández, y destaca la propuesta inclusiva de su realización. El montaje del nacimiento, bautizado como “Belén en SI mayor”, ha tenido la colaboración de chicos con Trastorno de Espectro Autista, y es una iniciativa de la entidad a través del presupuesto descentralizado de Fundación La Caixa y Funddatec, Fundación Andalucía Tecnológica. Se puede visitar en horario de 12.00 a 18.00 horas.

La Fundación Cajasol tampoco ha querido a faltar a su cita con los sevillanos en la Plaza de San Francisco. Este belén, de carácter tradicional obra de Luis Garduño, cuenta con un total de 300 figuras, con ambientes que recuerdan a la ciudad de Sevilla. Se podrá visitar hasta el 3 de enero en horario de 11:00 horas a 20:00 horas ininterrumpidamente. Los días 24 y 31 de diciembre y 3 de enero se podrá visitar tan solo en horario de mañana, de 11:00 horas a 14:00 horas, y permanecerá cerrado los días 25 de diciembre y 1 de enero.

Las iglesias sevillanas también se suman a la tradición belenística. La iglesia del Santo Ángel destaca por la composición de su belén napolitano. Se puede visitar en horario de 10:30 a 13:30 horas y de 18:00 a 20:30 horas.

Una tradición que, a pesar de la pandemia de la COVID-19, no ha dejado de estar presente en la navidad sevillana.

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Periodista 'todoterreno'. Enamorado del balompié y de sus variantes. Apasionado por conocer. 'El fútbol es la cosa más importante de las menos importantes'. Arrigo Sacchi.