El Servicio de Diversidad Funcional junto al Área de Salud y Prevención han distribuido mascarillas con ventana entre el personal docente para su uso en las clases prácticas presenciales.

 El uso de mascarillas como elemento de protección sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia de la comunicación no verbal, puesto que su utilización impide la visualización de los movimientos de la boca y músculos faciales. Esencial para la protección frente al COVID-19, la mascarilla se ha convertido en una barrera para el alumnado que requiere de la lectura de labios para su comunicación y aprendizaje.

Para romper esta barrera y procurar así que los profesores puedan comunicarse con los estudiantes con discapacidad auditiva, la Universidad Pablo de Olavide, a través de su Servicio de Diversidad Funcional junto al Área de Salud y Prevención, han distribuido más de un centenar de mascarillas de lectura labial entre el personal docente para su uso en las clases prácticas presenciales.

https:///newsletter-alertas/
Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad