Portada » Sevilla » Cristina Murillo: «Con la retirada del adoquín de Gerena se elimina parte de la memoria de esta ciudad»
Sevilla

Cristina Murillo: «Con la retirada del adoquín de Gerena se elimina parte de la memoria de esta ciudad»

En tiempos en los que la movilidad de las ciudades está en un continuo proceso de transformación, la decana del Colegio de Arquitectos de Sevilla (COAS), Cristina Murillo Fuentes, repasa la actualidad local en cuanto a temas como el cambio de la pavimentación histórica en el centro, la SE-40, el metro y el estado en el que se encuentra el sector de la construcción en los difíciles momentos que nos está dejando la pandemia.

SA: ¿Qué perjuicio supone la retirada del adoquín de Gerena de ciertas calles de la ciudad?

CM: El problema es doble. Por un lado, se está eliminando parte de la memoria de esta ciudad. Sevilla era, a través de ese adoquín de Gerena, capaz de transmitir unas sensaciones que pertenecen a la parte material y emocional de la ciudadanía por el tipo de color, porque encaja perfectamente con todos los colores del mortero de cal de toda la ciudad, y me parece que esta ciudad encontró una manera de expresarse a través de ese pavimento. Dicho esto, el problema no es sólo que lo retiren, sino que se está sustituyendo por losas de 40×40 de granito gris que no cumplen los requisitos medioambientales, y que considero que están dañando la percepción que se tiene de toda la ciudad. La Ley de Patrimonio lo único que protege son los bienes e inmuebles, pero la calidad del espacio público no está valorada dentro de esa ley, y que entiendo que, en el caso de Sevilla, es única, por lo que creo que es importante buscar los medios a través de un documento que sea vinculante por el cual se establezca ese respeto a la hora de usar la ciudad y de usar los espacios públicos del casco histórico.

El característico adoquín de Gerena / Albayzin.info

SA: ¿Y por qué mantener esos adoquines y no otros que también sean sostenibles para el medio ambiente y más cómodos?

CM: El casco histórico es el segundo más grande del mundo, superado solo por el de Venecia. No se puede coger un casco histórico que es enorme y pretender que todo el mundo no pueda andar por él. Por otro lado, hay una serie de hitos como son los bienes de interés cultural, los entornos de esos monumentos y de determinadas plazas, que tienen una idiosincrasia, por lo que la cuestión no es solo mantener el pavimento de Gerena, es mantener todo el pavimento histórico. Porque hay pavimentos que son de materiales cerámicos, de piedra de Tarifa, etc… Por lo que nosotros estamos intentando que se mantenga esa sensibilidad y ese respeto por algo patrimonial que pertenece a la ciudad y que estamos destruyendo. Es evidente que ese pavimento en muchísimos casos habrá que adaptarlo a todas las normativas de accesibilidad universal, y habrá otros lugares en los que mantener el adoquín de 5×5, o transformar ese adoquín en lo que haga falta. Evidentemente esto tiene unos costes porque es una piedra de una dureza extrema, por lo que hay que montar las ‘camas’ para su rotura en piezas que permitan la accesibilidad universal. Costará más dinero, pero las losas de 40×40 de granito se acaban rompiendo porque tienen que permitir el paso de vehículos pesados. Al final, pones un pavimento que en cinco años lo tienes reventado.

Debes leer también  El Valme adapta espacios en Cuidados Críticos para enfrentar la elevada presión asistencial por COVID-19

La función del adoquín de Gerena, no responde solo al color que tenía, sino también a las características técnicas de dureza que posee. Por otro lado, el Ayuntamiento de Camas, viendo la naturaleza de esta piedra y las ventajas que tiene, ha comenzado a intentar trazar el coste que tendría su reincorporación al pavimento público.

«La función del adoquín de Gerena, no responde solo al color que tenía, sino también a las características técnicas de dureza que posee»

SA: ¿Ve peligrar otros lugares con pavimento histórico como la Plaza de San Francisco?

CM: Este manifiesto no es exclusivamente a favor del adoquín de Gerena. De lo que se habla es de la pavimentación histórica, porque esta ciudad a través de los siglos ha ido desarrollando su propia idiosincrasia. Toda la zona de la calle Vidrio, del barrio de San Bartolomé ya tuvo una rehabilitación y en gran medida se utilizaron piezas cerámicas, piedra de Tarifa, y se utilizaron todos aquellos materiales que permanecen dentro de la memoria y el patrimonio de la ciudad. Hay ‘plazas salón’ como la Plaza del Duque y la Plaza de San Francisco que evidentemente se tienen que mantener en el estado en el que están, porque en sí mismas tienen un valor y una identidad que no la tienen otras ciudades.

SA: ¿Por qué se ha involucrado el Colegio de Arquitectos en este tema?

CM: Porque entendemos que la arquitectura es un bien de interés general. Hay una parte de la arquitectura que muchos ciudadanos no entienden, que es la parte emocional e inmaterial de la misma, y que la destrucción de todos estos pavimentos puede parecer algo banal, pero no lo es, porque habla, desde mi punto de vista, de una mediocridad de pensamiento a la hora de abordar el espacio público de los cascos históricos.

SA: En cuanto a movilidad y sostenibilidad, ¿Cuál es la mejor opción para unir los dos tramos de la SE-40?

CM: Esta ciudad lleva 28 años de retraso con ese caso. Llegados a este punto, lo que creo que ocurre es que no hay voluntad política por parte del Ministerio de desatascar esta situación. Si estaban designados unos túneles, y ahora quieren empezar el proyecto de nuevo, se retrasa el proyecto otros cinco años.

No es solo una cuestión de Sevilla, es un problema de infraestructura general de Andalucía, porque Sevilla es el paso de Portugal al este de España, es la unión de Cádiz y Huelva con la Ruta de la Plata y con la parte oriental de Andalucía, siendo un punto estratégico de toda Andalucía.

«El problema de infraestructura no es solo de Sevilla, sino de toda Andalucía»

El puerto de Algeciras necesita una vía rápida para llegar al resto de España, y con todo esto se está atascando todo el crecimiento no solo de Sevilla, sino de toda Andalucía. Llegados a este punto, para mí el debate no es si se hace un puente o un túnel, la cuestión es que, con todos los trabajos previos que se han realizado que han recibido incluso las calificaciones medioambientales, se ponga en marcha el proyecto.

SA: ¿Cree usted que las obras del Puente del Centenario van a solucionar los problemas de tráfico?

Debes leer también  Modesto González: “Espadas y Toscano se han conformado con el puente en la SE-40”

CM: Ese puente se debió hacer desde un principio tal y como se ha proyectado ahora. Ese puente es una chapuza. La población de Sevilla ya ha sufrido demasiado los problemas desde que se le quitó un carril, con los problemas de seguridad que ha generado, es peligroso, hay accidentes, y demora la vida de las personas una cantidad de horas innecesarias. Agradezco que se haya planteado la obra como se debió hacer en su momento. No lo considero una mejora, considero que es devolverlo a la integridad inicial que debería haber tenido.

«No lo considero una mejora, considero que es devolverlo a la integridad inicial que debería haber tenido.»

SA: ¿En qué punto se encuentra la ciudad en cuanto a movilidad y sostenibilidad?

CM: Por parte del Ayuntamiento se está intentando. Viniendo de diez años con déficit presupuestario, estaba limitado a acometer cualquier tipo de obra. Dicho esto, llevamos otra vez un retraso de más de 20 años. Sevilla es una ciudad que tiene los tres barrios marginales más pobres de España. Hay barrios que están totalmente descohesionados de toda la ciudad, aumentando la vulnerabilidad social de todas las personas.

La sostenibilidad en el tema del transporte no es solo un tema de ser más modernos, es un tema de que las personas necesitan poder acceder a sus trabajos, poder tener libertad de movimiento, y poder sentirse integrados en el centro de la ciudad. Ahora se va a comenzar el tramo para llevar el metrocentro a Santa Justa, que yo espero que llegue hasta la Plaza del Duque y acabe llegando al aeropuerto pasando por Sevilla Este, y empiece a dar cohesión a todos los barrios de Sevilla. Entiendo que el metro necesita unas densidades de tráfico para que sea sostenible y eficiente y Sevilla no las tiene, habrá que ir a otros medios de transporte. Tendrán que ser híbridos o mixtos, tranvías o autobuses eléctricos. Lo que haga falta. Lo que sí es verdad es que vamos muy tarde. Hay que empezar a construir una ciudad que tenga futuro para que todos los ciudadanos de Sevilla y su área metropolitana podamos tener libertad de actuación y de desarrollo personal y social.

«Hay que empezar a construir una ciudad que tenga futuro para que todos los ciudadanos de Sevilla y su área metropolitana podamos tener libertad de actuación y de desarrollo personal y social»

SA: ¿Cuál sería la mejor opción para la línea 3 de Metro en su tramo entre el Prado de San Sebastián y Bellavista? ¿Debería ser soterrada o en superficie?

CM: Valoro positivamente que la Junta de Andalucía haya empezado por la línea 3 porque es la línea con los estudios técnicos más avanzados. Entiendo que ahora hay una necesidad política de pasar por Palmas Altas y por una serie de viviendas de nueva creación, y que eso ya tenía un tramo bastante consolidado por la zona de Bellavista, que tiene una población desasistida. Creo que modificarlo para pasar por los puntos de interés de futuro no está bien. Los tramos originales dan servicio a un número de población mayor, en ese sentido son más sociales, y para ir soterrado tendrá que pasar el canal del Guadaíra, y ver exactamente en qué puntos tiene que ir soterrado para permitir el tráfico pesado y en qué zonas puede ir en superficie.

Debes leer también  La Junta convierte el Macarena en un hotel medicalizado

SA: ¿Cuándo cree usted que vamos a tener las cuatro líneas de metro?

CM: A lo mejor, simplemente cuando se acabe llegando a San Jerónimo, se haga un circular por todo el Casco Histórico, aunque sea de tranvía, y se pueda atravesar, y seamos capaces de llevar líneas de tranvía por todo lo que supone Sevilla Este, poder llegar a Bami y al Polígono Sur y a la zona de la Macarena, me parece que van a ser medidas bastante más eficientes, más baratas, mejor ubicadas en el tiempo, y van a dar un servicio a una sociedad que lo lleva demandando 20 años.

SA: ¿Qué le parece el último proyecto de Vázquez Consuegra para las Reales Atarazanas?

CM: El último proyecto para las Atarazanas, no lo he visto, y además entiendo que se está haciendo, por un lado, intentando respetar aquellos valores patrimoniales que tienen las Atarazanas, como es toda la barbacana de la muralla, y en algún punto se deberá dejar vista toda la cimentación. Y creo que aquí hay una parte de voluntad política, y una falta de dinero para ponerlo en marcha, y simplemente espero que este proyecto llegue a término. No es un problema del arquitecto, que es un arquitecto de talla y que está realizando un trabajo impecable. Entiendo que tendrá que haber el dinero suficiente para terminar la puesta en valor de un edificio industrial de la valía de las Atarazanas de Sevilla.

SA: ¿Y los últimos proyectos que han salido a la luz sobre el uso del Palenque y La Cartuja?

CM: Es más fácil hablar de situaciones puntuales que del problema real. La Cartuja a nivel de movilidad es un desastre. La Cartuja no es ciudad pues no tiene los servicios que debería de tener una ciudad. Es un aparcamiento de día y un cementerio de noche. Tenemos un parque tecnológico de primer nivel al lado de un casco histórico y no se tocan, no se ven, no hay cohesión entre ambas zonas, no está integrado en la ciudad. Es una oportunidad perdida en esta ciudad para meter empresas de primer nivel y podamos diversificar la economía. Por otro lado, creo que es imprescindible que lleve viviendas, para que de verdad acabe siendo parte del tejido urbano. Podemos seguir hablando de actuaciones puntuales, pero yo no creo que sea ese el problema de La Cartuja. Creo que hay que abordarlo con ambición, hay que ver la ciudad como un todo y hay que terminar de integrarla.

Vista aérea de La Cartuja. / Archivo SA

SA: Por último, ¿cómo ha sido el impacto de la pandemia en el sector?

CM: Evidentemente, ha afectado a todos los sectores. Al sector de la construcción le ha afectado profundamente, porque se ha paralizado todo. Hay incertidumbre en proyectos futuros, en la capacidad económica de la sociedad para pagar viviendas y acometer determinados proyectos, pero creo que si esto es algo totalmente circunstancial podremos salir, porque este es un sector que tiene unas fortalezas muy grandes.

«La Cartuja no es ciudad, pues no tiene los servicios que debería de tener una ciudad. Es un aparcamiento de día y un cementerio de noche.»

Hemos reducido nuestros gastos al mínimo, hemos sido capaces de atravesar un desierto de más de 10 años, y entiendo que por parte de todos los que podemos hacer algo hay que inyectar dinero a todas aquellas obras y a aquellas actuaciones de futuro para una ciudad. Como la rehabilitación energética o la regeneración urbana, que son proyectos de futuro, y ahora hay muchos fondos de la Unión Europea que suponen una oportunidad para todos, para dar trabajo al sector de la construcción, que es un sector en el cual todos los trabajadores están en A, produce una regulación económica importante para el sector productivo, y creo que dará un trabajo de futuro y de calidad para todos. Nuestra obligación es que sea algo coyuntural y que no pase a ser endémico y nos acostumbremos a esta situación.

Sobre el autor

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Estudiante de periodismo. Apasionado por la comunicación. Aprendiendo todos los días.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required