12m15m-sevilla-120512-ale-balbuena

Fue el grito unánime de la manifestación del 12M en Sevilla que inició y puso punto y final a una multitudinaria manifestación por la calles de la capital hispalense.

Bancos y políticos compartieron el dudoso honor de ser objeto de las críticas más feroces a través de los cánticos que corearon decenas de gargantas durante toda la marcha. A partir de ahora, queda un interesante programa de actos para toda la semana y una larga lista de acciones por hacer cuando desaparezcan de las primeras planas de los telediarios.

Tras la manifestación global del 12M, existen muchos balances posibles. Se puede hablar de cifras y comparar el seguimiento con el inicio del movimiento hace ya un año. En ese caso, probablemente, la marcha del 12M salga en desventaja porque el impulso de un movimiento nuevo e inédito arrastró a una auténtica marea humana por toda España. Aunque también se puede hablar de reinvención, quizás la lectura más acertada.

Lo vivido por las calles de toda España fue un fenómeno que bebe de las raíces del movimiento surgido en Sol un año atrás pero que cuenta con una mayor madurez y mejor consolidación, que ha aprendido de errores y que está formando parte del día a día de muchas familias.

Sevilla se sumó a la causa. Al inicio, había ciertas dudas sobre el respaldo que tendría la convocatoria. El calor jugaba en contra al igual que la idea vaga que sobrevolaba a muchos organizadores de que el movimiento había perdido capacidad de influencia. Unos rumores infundados a tenor de la respuesta de los sevillanos.

La cifra de asistentes nunca se podrá conocer con seguridad pero lo cierto es que durante dos horas y media, miles de ciudadanos cortaron las principales arterias de la capital para reivindicar “un mundo más justo” y denunciar la “desigualdad que los gobernantes están provocando, favoreciendo a unas élites minoritarias en detrimento de la gran mayoría de la población”, como aseguraba Víctor, un estudiante

“Hay que recordar que ellos son nuestros servidores y que nosotros somos sus jefes y deben obedecer nuestras demanda”, explicaba Antonio Moreno, miembro de la comisión organizadora de los actos del 12M.

La jornada transcurrió sin ningún tipo de incidentes violentos. Personas de todas generaciones recorrieron los más de seis kilómetros que separan Plaza de España de Plaza de la Encarnación para protestar por razones diversas: los recortes en Sanidad y Educación, las ayudas a los bancos, el incremento de las tasas universitarias o el aumento de impuestos fueron las causas más escuchadas. Aunque, como aclaraba Moreno, bajo las distintas reclamaciones se esconde un descontento generalizado con el sistema actual y una lucha común por conservar unos mínimos derechos humanos.

Los manifestantes y las fuerzas de seguridad del Estado convivieron pacíficamente a lo largo del recorrido hasta la concentración final en las Setas de la Encarnación. Rocío Muñoz, periodista e integrante de la organización de los actos del 12M, leyó un manifiesto en el que se apelaba a la voluntad política para cambiar las “injusticias sociales, los desahucios y los privilegios de la banca” a la vez que se ensalzó la capacidad del movimiento 15-M y su potencial transformador bajo el lema más repetido: “no hay democracia si gobiernan los mercados, estamos en la calle y vamos a cambiar el mundo”.

12M-20M, el  movimiento continúa en la Encarnación

El 15M no es solo una manifestación. Así lo quisieron dejar claro muchos de los que participaron en la movilización. Para algunos, la marcha habrá sido el cauce para expresar su descontento. Pero para otros, continúa el trabajo diario en su labor de concienciación y difusión de los principios del movimiento.

De hecho, durante toda la semana hasta el domingo 20 de mayo, tendrá lugar una serie de actos en las setas de la Encarnación que van más allá de la acampada. Tras la prohibición de la Subdelegación del Gobierno para acampar en la zona, se ha desconvocado la concentración permanente y, según aseguran desde el movimiento, “la responsabilidad de las actuaciones, concentraciones o reuniones que se produzcan recae sobre cada persona que participe en las mismas”.

Integrantes del 15-M resaltan la importancia de los actos que se realizarán durante toda la semana en las Setas de las Plaza de la Encarnación. Un programa de actividades trabajado durante más de un mes y compuesto por una serie de debates, conferencias, talleres, proyecciones, asambleas, concentraciones y conciertos.

Todo es válido para ejercer “dos principios fundamentales recogidos en la Constitución, el derecho a la libertad de reunión y al libre intercambio de ideas”, aseguran algunos integrantes.

programa-12m15m-en-sevilla

Tras la semana de actividades, la vida sigue y los activistas del 15-M seguirán coordinándose y debatiendo en asamblea decenas de propuestas y acciones para seguir cambiando el sistema desde la cercanía: mejorando la participación de barrios, frenando desahucios,  proponiendo medidas concretas contra el paro o asesorando a afectados por los problemas de vivienda.

A partir de ahora, comenzarán a trabajar de nuevo en la sombra, sin ocupan portadas informativas. Aunque, desde lo cotidiano, seguirán defendiendo la premisa de que no hay Democracia si gobiernan los mercados.

www.SevillaActualidad.com

Avatar

Alejandro Balbuena

Nació en Sevilla y pronto supo que lo suyo sería la comunicación. Es licenciado en Periodismo en la Universidad de Sevilla y Máster en Marketing Digital por la Universidad de Málaga. Especialista...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *