El marco social en el que Cáritas Sevilla ha desarrollado su acción durante el año pasado ha venido marcado por altas tasas de desempleo y una profundización en un modelo laboral basado en la precariedad.

Con este escenario, ha realizado su acción durante el pasado año priorizando el acompañamiento a las personas más vulnerables, proporcionando recursos para ayudarles a salir de su situación o paliar la gravedad de la misma, adaptándolos a sus necesidades.

El coronavirus ha cambiado el escenario

El virus ha paralizado la actividad de las personas a nivel mundial y, como siempre ocurre en todas las crisis, esta ha golpeado con más fuerza a los sectores más vulnerables de la población.

Los datos arrojados por el Informe Foessa de Cáritas en 2019 advertían que, en Andalucía, un millón y medio de personas se encontraba en situación de exclusión social. De ellos, 770.000 vivían en exclusión severa, y de estos, 300.000 pertenecían al lado más extremo de la exclusión. A esta situación se sumaba un dato revelador: al menos un millón de personas más, que en esos momentos cubrían con más o menos dificultades sus necesidades, no podrían sobrevivir a otra crisis sin caer en la exclusión.

El trabajo realizado durante este tiempo ha constatado la realidad que el Informe Foessa reflejaba. «Hemos observado como las familias a las que veníamos atendiendo con regularidad han visto agravada su situación, necesitando un mayor número de intervenciones o aumentando los tipos de ayudas que les veníamos prestando», afirman desde Cáritas.

Además, «empezamos a recibir ya las demandas de nuevas familias que acuden a Cáritas por primera vez o han vuelto después de mucho tiempo. Personas que trabajan en la venta ambulante y en actividades de ferias; personas empleadas de hogar o de la hostelería sin regularizar y, por tanto, sin derecho a posibles prestaciones, además de quienes han visto suspendida su relación laboral pero no han recibido todavía las ayudas de ERTES u otros mecanismos de protección».

En relación a esto, «estimamos que hemos tenido un aumento de las demandas del 35 %, siendo del 60% en zonas como Tres Barrios Amate, Polígono Sur, Torreblanca o Macarena Norte». Algunas Cáritas parroquiales están llegando a duplicar las ayudas.

El próximo jueves, Día de la Caridad, Cáritas presentará la campaña “El poder de cada persona, cada gesto cuenta”.  Con este mensaje «queremos poner en valor la generosidad de miles de ciudadanos que han prestado sus servicios, donado sus recursos o articulado mecanismos desde la más absoluta creatividad para apoyar económicamente nuestra acción social».

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *