La investigación ha concluido con ocho detenidos y el registro a 22 establecimientos en los que se han intervenido materiales relacionados con el negocio -cartuchos, videoconsolas modificadas, tarjetas de memoria falsificadas-, con un valor en el mercado superior a los 922.000 euros.

Sevilla Actualidad. Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo la primera operación a gran escala contra el ‘pirateo’ de videoconsolas donde se han intervenido más de 30.000 chips, dispositivos y ‘cartuchos compatibles’ destinados a quebrantar las medidas de protección puestas por los fabricantes de las consolas.

La operación se ha realizado en Sevilla, Málaga, Madrid, León y Santiago de Compostela, entre otras provincias, y ha concluido con ocho detenidos, entre los que se encuentran los responsables de dos franquicias centralizadas en la capital española y en Salamanca, desde donde distribuían por todo el país sistemas que permitían falsificar videojuegos.

Además de las sedes de las franquicias los agentes han registrado 22 establecimientos comerciales en los que se ha intervenido materiales relacionados con un valor total de 922.000 euros.

Transcurso de la operación

La investigación comenzó a finales del pasado 2008 al conocer los agentes de que diversas sociedades presentes en toda España podrían estar vendiendo dispositivos para videoconsolas, además de instalarlas en diferentes sistemas, tales como ‘chips piratas’ para así anular las medidas de protección dispuestas por los fabricantes originales.

Los policías lograron saber que las sociedades vendían cartuchos especiales que se utilizaban en un determinado modelo de videoconsola, conocidos comúnmente como ‘cartuchos compatibles’. De esta forma, un software especial insertado dentro del propio cartucho-tarjeta permitía vulnerar los códigos de autentificación o de arranque para así poder usar juegos ‘falsos’ en la videoconsola.

Tras obtener los cartuchos se descargaban juegos a través de Internet para poder grabarlos después en una tarjeta de memoria que se introducía en el propio cartucho. Una vez insertada, la videoconsola queda ya preparada para comenzar a jugar. Realizar esta labor se considera como un delito que ocasiona un perjuicio patrimonial a los legítimos titulares de los derechos de propiedad industrial e intelectual de los contenidos.

En los 22 establecimientos comerciales registrados se han intervenido alrededor de 13.500 cartuchos de diversas marcas de videoconsolas, más de 6.800 ‘chips’ destinados al pirateo, unos 1.000 dispositivos de carga que permitían eliminar barreras de los aparatos para usar videojuegos no originales, 8.600 tapas de lector de apertura, 12 videoconsolas modificadas y alrededor de 300 tarjetas de memoria falsificadas, entre muchas otros objetos.

{linkr:related;keywords:videoconsola;limit:5;title:Art%C3%83%C2%ADculos+relacionados}

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad