Portada » Deportes » Sevilla FC » Goleando, la mejor forma de soñar con la Champions (4-0)
granada6
Sevilla FC

Goleando, la mejor forma de soñar con la Champions (4-0)

El Sevilla vive un momento tan colosal que logra las victorias prácticamente por inercia. Y no sólo gana, sino que arrasa casi sin pretenderlo.

Ante el Granada el conjunto de Nervión fue netamente superior jugando sin remangarse, goleando sin meter revoluciones, a fuego lento, porque son de tal calidad las llamas que emergen del fútbol de los hombres de Emery que aplican rotundidad a casi todo lo que tocan. El Sevilla está intratable justo en el último tramo y capacitado para lo que se proponga.

El 4-0 que registró el marcador final realza el resultado de un encuentro en el que el Sevilla ni mucho menos mostró su mejor nivel, entre otras cosas porque no jugó nunca al máximo de sus posibilidades. No hizo falta, el encuentro no se lo exigió, pese a que en la previa parecía tener mucho de trampa, porque el exceso de azúcar envenena en ocasiones, sobre todo si en frente hay un rival inferior. Emery rotó a algunos jugadores, pero sacó un once para no dejar lugar a las dudas, poblando mucho el centro del campo, con Marin apuntalando el trivote compuesto por Carriço, Mbia y Rakitic, jugando en punta Gameiro.

Acierto pleno, sin duda, la inclusión del alemán, porque en sus asociaciones con Gameiro estuvo la clave del encuentro. En los primeros minutos el choque transcurrió en tierra de nadie, con un juego tan  frío como el día que deparó el clima en este Domingo de Resurrección. Pero entonces llegó el primer chispazo, concretamente en el minuto 13, cuando Marko Marin puso un balón sublime al espacio para Gameiro, que el francés, escorado, quiso meter en el centro del área, desviando su servicio Mainz por error al fondo de las mallas de Karnezis. La victoria llegó así, a base de chispazos de talento, con un Sevilla imponente, pero sobre todo implacable.  

Debes leer también  Nuevos cribados poblacionales en siete municipios de Sevilla

Con el viento a favor, al Sevilla le sobró con dejar pasar los minutos, resistir con mucha entidad los tímidos intentos del Granada hasta que la victoria fuera cayendo por su propio peso. Hubo que esperar, no obstante, a la reanudación para que se acelerara el desenlace, no mucho, eso sí. Marko Marin estaba de dulce y todo lo que tocaba estaba inyectado de peligro. Primero buscó el gol con un disparo lejano, tras salir con elegancia al paso de la entrada de un defensa, y poco después puso otro de esos servicios de tiralíneas tan sólo al alcance de los muy grandes, que Ilori tocó para despistar a Karnezis, aprovechándose de la empanada el cazagoles de Gameiro, que sólo tuvo que empujar un balón que se colaba en la puerta granadina.

El 2-0 fue definitivo. El Granada bajó los brazos y el Sevilla, sin pisar el acelerador, hizo sus cositas, sobre todo Marin y Gameiro, cuya sociedad esta tarde fue determinante. Un nuevo servicio del alemán fue aprovechado por Gameiro para servir en bandeja un gol a Mbia. No tardó mucho en caer el cuarto con la firma de Vitolo, aprovechándose de un barullo en el área. Tantos, no obstante, que estaban de más en un encuentro que tuvo la historia que el Sevilla quiso darle. Da la sensación, y bien claro quedó ante el Granada, que los partidos corrientes se le quedan pequeños a un equipo que, en su plenitud, está sólo para grandes batallas.  

Crónica facilitada por el Sevilla FC

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required
Sevilla Actualidad