jimenez-fafpe

La plataforma Fafpe intensifica sus acciones reivindicativas y anuncia que no cejará en su lucha hasta “ver construido el nuevo colegio y que los módulos prefabricados hayan desaparecido”.

Hace unas semanas recogíamos la indignación y la impotencia de un grupo de padres cuyos hijos se veían afectados por la falta de plazas escolares en la localidad de Utrera, lo que les había llevado a crear la plataforma Fafpe (Familias Afectadas por la Falta de Plazas Escolares).

Desde entonces, los miembros de Fafpe no han parado. En estas últimas semanas los padres de Utrera han demostrado a propios y extraños que van en serio. En primer lugar, los días 11 y 12 de noviembre lograron reunir, tras un tremendo esfuerzo,8.400 folios en los que quedaban recogidas las firmas de 300 padres en hojas de reclamaciones para siete departamentos diferentes de la Consejería de Educación.

Tres días más tarde, el 15 de noviembre, los miembros de Fafpe llevaron esas hojas de reclamaciones al Registro General de la Junta, donde durante tres horas y media colapsaron la oficina al tener que entregarles una a una las 8.400 reclamaciones, cada una de las cuales debía de ser sellada. Pese a lo difícil de la situación, los miembros de Fafpe han querido recalcar el buen trato que recibieron por parte de los funcionarios, que a pesar de tener que hacer frente a tan ingente cantidad de documentos, se solidarizaron con ellos y les transmitieron su apoyo.

firmas-fafpe

Apoyo del alcalde, insuficiente sin el respaldo de la Junta

Asimismo, el día 13 de noviembre los componentes de Fafpe consiguieron reunirse con el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez, al cual le transmitieron la opción que les daba la Junta para acelerar los trámites para la construcción del colegio: que el Ayuntamiento de Utrera asumiese por su cuenta el coste de la realización del proyecto de obra, cifra que asciende a 300.000 euros.

Jiménez se mostró receptivo con la propuesta y dispuesto a asumir los costes de dicho proyecto, pero les transmitió a los componentes de Fafpe que para acometer tal desembolso necesitaba garantías por parte de la Junta de que asumirá los costes de la obra tras la realización del proyecto, para asegurarse de que no “lo dejará en el aire”. La Junta, sin embargo, no ofrece garantías de ningún tipo, por lo que, por el momento, esta opción no parece viable.

Reunión con parlamentarios andaluces y con el Defensor del Pueblo Andaluz

Por otra parte, los miembros de Fafpe también consiguieron reunirse con los parlamentarios del Partido Popular Rafael Salas y Patricia del Pozo a través de la concejala de Educación de Utrera, Paqui Fuentes (PP). Los parlamentarios les asesoraron en materia jurídica y se comprometieron a reunir datos para estudiar mejor el caso y poder llevarlo, incluso, a una sesión del Parlamento Andaluz.

Además, los componentes de Fafpe se reunieron el pasado 27 de noviembre con los responsables del Defensor del Pueblo Andaluz en Sevilla para hacerles llegar sus quejas. Desde esta institución les transmitieron que iban a pedir explicaciones a la Consejería de Educación por las desigualdades en las partidas presupuestarias del Plan Ola y por la ausencia de soluciones para un problema que se lleva conociendo desde hace cuatro años.

“Mientras esperamos, nuestros hijos padecen la lluvia y el frío en un descampado”

Así pues, tras varias semanas de intensa lucha, los padres de Utrera tendrán que volver a armarse de paciencia y esperar a que sus quejas fructifiquen. Mientras tanto, como afirma Miguel Ángel Navarro, portavoz de Fafpe, “nuestros hijos tienen que padecer el frío y la lluvia en medio de un descampado, sin muros que los resguarden”. Por ello, los componentes de Fafpe vuelven a asegurar que “no vamos a parar en nuestra lucha hasta ver un colegio hecho y que desaparezcan los módulos prefabricados. Todos los niños merecen un centro educativo digno. No pararemos hasta que nuestros hijos salgan de ese gueto”.

www.SevillaActualidad.com