Ejemplar de Hemorrhois hippocrepis, comúnmente conocida como Serpiente Herradura. SA
Ejemplar de Hemorrhois hippocrepis, comúnmente conocida como Serpiente Herradura. SA

Agentes del Seprona lograron salvar la vida de un sevillano tras sufrir la mordedura de una serpiente de la que desconocía si era o no venenosa. El hospital al que acudió tras el incidente se puso en contacto con la Guardia Civil, quien descartó la peligrosidad del animal. No obstante, los agentes contaron los dientes del reptil para asegurarse de que ninguno de ellos había pasado al torrente sanguíneo de la víctima, lo que podría haber resultado mortal.

Se llevó la serpiente al hospital

Los hechos ocurrieron al final del mes de junio, cuando una persona entró en un hospital tras recibir una mordedura de serpiente, desconociendo si el reptil era venenoso. Asimismo, el paciente, como medida de precaución, logró atrapar al animal, llevándoselo consigo al hospital para asegurarse si podría servir de ayuda a los sanitarios, para saber que tratamiento tratar en caso de ser necesario.

En este sentido, el personal del hospital solicitó una patrulla del Seprona con el objetivo de conocer si la serpiente era venenosa y existía riesgo para el paciente. Tras contacto telefónico con la Guardia Civil, el personal sanitario remitió varias fotografías del reptil a los agentes, las cuales fueron reenviadas a un experto para identificar la especie con las máximas garantías posibles.

Un ejemplar de Herradura no venenoso

A este respecto, el experto confirmó que se trataba de una serpiente de Herradura, por tanto, no venenosa, sin embargo, advirtió un matiz importante a los agentes. La serpiente Herradura suele tener los dientes muy finos, y de haberse introducido uno de ellos en el torrente sanguíneo del paciente al producirse el mordisco, podría suponer un grave riesgo para su salud.

Ante ello, los agentes se desplazaron hacia el hospital, recogiendo a la serpiente con el objetivo de ser examinada y contar uno por uno todos los dientes del reptil, trasladándose al parque zoológico Mundo Park Las Pajanosas (Sevilla), donde verificaron que la serpiente contaba con todos los dientes.

Por último, la patrulla de Seprona de la Guardia Civil puso en conocimiento del equipo sanitario que el paciente no corría ningún riesgo por la naturaleza no venenosa de la serpiente y que, aparentemente, tenía todos sus dientes intactos, lo que eliminaba el riesgo de peligrosidad de entrar el colmillo en el torrente sanguíneo.

Deja un comentario