La Guardia Civil en uno de los registros a la supuesta protectora.

La Guardia Civil ha detenido a dos individuos en Sevilla y Zamora como supuestos autores de un delito de maltrato animal y estafa por regentar una falsa protectora que carecía de las licencias necesarias para el ejercicio de la actividad, tenía a los animales en situación de abandono y recibía dinero de ciudadanos que de forma altruista pretendían ayudar a la supuesta asociación.

Los detenidos se publicitaban a través de diferentes redes sociales como una protectora encargada de la tenencia, custodia y protección de animales domésticos y de compañía, pero carecían del título necesario para dedicarse a la actividad. De esta forma, estaban al cargo de varios animales sin seguir ninguna regulación que asegurase el bienestar animal.

En el marco de la operación ‘Amissa Canem’, los agentes inmovilizaron y retiraron un total del 48 animales tutelados por la organización en comarca de la Guareña (Zamora), pero estos desaparecieron del lugar donde estaban y fueron localizados posteriormente en la localidad de Villalube (Zamora) en pésimas condiciones. Trece de ellos murieron debido a la situación de dejación en la que se encontraban y a las heridas que ellos mismos se provocaban ante la falta de comida y cuidado necesario.

En los distintos registros que los agentes llevaron a cabo se descubrió que la pseudo-protectora, además de carecer de la licencia de actividad, no estaba registrada como núcleo zoológico, no contaba las condiciones necesarias en las instalaciones, ni con veterinario responsable de la actividad. Tampoco ejercía el control periódico obligatorio de los servicios oficiales veterinarios para desarrollar legalmente la actividad.

La operación ha sido llevada a cabo por la especialidad de la Guardia Civil encargada del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Zamora en colaboración con la de Sevilla y con los Servicio Veterinarios Oficiales de la Junta de Castilla y León. Ha culminado con dos detenidos imputados por los supuestos delitos de maltrato animal, y estafa en relación con las ayudas que recibían por ciudadanos que pretendían ayudar altruistamente a la asociación.