La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha precintado, con carácter preventivo, tres pozos por presunta captación ilegal de aguas en la Vega de Sevilla. - CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL GUADALQUIVIR

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha cerrado tres pozos de manera preventiva por supuesta captación ilegal de aguas en la Vega de Sevilla. Uno de ellos, ubicado en Lora del Río, fue clausurado debido al riego sin concesión de cuatro hectáreas de naranjos. Los otros dos, situados en Alcolea del Río, fueron precintados preventivamente aunque no estaban derivando agua en el momento de la inspección.

El cierre de estos pozos se llevó a cabo en el marco de un plan de inspección específico dirigido a combatir el uso irregular de aguas subterráneas para el riego de cítricos. Estas acciones se realizan en conformidad con el artículo 56 de la Ley de Aguas y el Real Decreto-ley 4/2023, que establece medidas urgentes en materia agraria y de aguas para mitigar los efectos de la sequía.

La CHG ha ejecutado hasta ahora medidas cautelares contra el riego ilegal en 1088 hectáreas, detectando 143 hectáreas sin derechos, 15 captaciones irregulares y dos balsas ilegales. El operativo cuenta con la colaboración del Seprona de la Guardia Civil.

Estas acciones de precinto se suman a las más de cien medidas cautelares ejecutadas por la CHG en planes de inspección y vigilancia desarrollados durante la campaña de riego. Estas inspecciones han llevado a la detección de 1904 hectáreas de riego ilegal, generando 153 expedientes sancionadores y la ejecución subsidiaria de cierre para 100 pozos y 17 balsas.

En total, durante este año se han producido 1500 informes de valoración de daños al Dominio Público Hidráulico (DPH) por un importe de cuatro millones de euros.