Viga afectada en el colegio Juan Marín de Vargas en Las Cabezas de San Juan. Ayuntamiento de Las Cabezas

Los niños de quinto y sexto del colegio Juan Marín de Vargas de Las Cabezas de San Juan tuvieron que ser desalojados el pasado 3 de noviembre debido a un problema que mostraba una de las vigas del edificio. Según ha detallado el Consistorio cabeceño en un comunicado, los trabajos de inspección del Ayuntamiento, a petición del centro, revelaron una fisura que hizo necesario el desalojo de los docentes y de los 115 niños para «preservar su seguridad».

Este pasado lunes, las madres y padres de los alumnos afectados se reunieron junto con el alcalde de la localidad, Pepe Solano; la directora del centro, Belén Cañones; y la delegada de Educación, Noemí Marchena, para evaluar la situación y decidir una hoja de ruta a seguir en los próximos días. También estuvo presente en este encuentro el técnico municipal, José Antonio Cerrada, encargado de la inspección.

«Desde el Ayuntamiento y el Centro Educativo, como es lógico, siempre nos pondremos de parte de la seguridad de los alumnos y alumnas y de los docentes. Tendréis nuestra mano tendida y la fuerza del pueblo para ir juntos a movilizarnos, si hace falta, para que la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía den una pronta solución a este problema» aseguraba Solano a los padres y madres.

Desde el mes de junio la delegación de Educación del Ayuntamiento de Las Cabezas ha estado intentando ponerse en contacto con la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Sevilla, sin obtener respuesta. «En un principio le enviamos un documento con todas las mejoras que, desde el Consistorio, veíamos necesarias para mejorar la situación de nuestros niños y niñas», afirmaba el alcalde.

Sin respuestas del delegado territorial

La concejala cabeceña, afirman, «ha estado continuamente intentando concretar una cita con el delegado territorial sin recibir respuesta». Sí ha tenido una comunicación continua con el inspector de zona, a quien le ha hecho llegar todos las peticiones y necesidades en repetidas ocasiones. En esta ocasión, explican, «tan solo 30 minutos después de haber ratificado el desalojo, la delegación territorial de educación se ponía en contacto con el alcalde para concretar una cita».

Además del estudio previo por parte de los trabajadores del Ayuntamiento que detectaron la fisura, la Agencia Pública Andaluza de Educación enviará a un profesional en las próximas horas para que realice un estudio y elabore un informe sobre la situación. En la reunión mantenida este lunes con los padres y madres, el alcalde anunciaba que desde el Consistorio se contratará a una empresa que realice otro «informe patológico» sobre el problema y el edificio en su conjunto.

Reubicados en otras aulas

La dirección del colegio de Las Cabezas ha reubicado a los 115 niños y niñas en aulas que se encontraban desprovistas de mobiliario porque estaban preparadas para otro tipo de actividades. «El primer día a algunas les faltaban pizarras y espacio», según Cañones. Desde el centro continúan trabajando para dar una solución de urgencia y dotar a los niños y niñas de garantías para continuar su formación.

Tal y como ha informado el Ayuntamiento, se barajan tres medidas por si el estudio se alarga en el tiempo: continuar en las aulas improvisadas para ubicarlos, la instalación de prefabricados por parte de la Junta de Andalucía o la reubicación de los 115 alumnos y alumnas en otros centros educativos de la ciudad, «algo que no gusta demasiado a las familias», aducen.

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.