Coche de la Policía Nacional
Coche de la Policía Nacional

La Audiencia de Sevilla ha ratificado una sentencia previa que condena a una mujer por un acto de vandalismo y una agresión leve, después de que ella propinara un puñetazo en el ojo a un hombre con quien estaba teniendo una discusión en La Rinconada debido a un altercado de tráfico, además de causar daños en el vehículo del hombre. Según una sentencia reciente recogida por Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla ha revisado un recurso de apelación presentado por el hombre en contra de una sentencia anterior que lo multó por un delito de daños y una agresión leve.

En particular, el Juzgado de lo Penal número 14 de Sevilla estableció que, el 17 de febrero de 2019, alrededor de las 00:15 horas, la mujer estaba conduciendo cerca de la calle Miguel Servet en San José de La Rinconada, cuando se cruzó con el vehículo del hombre, lo que llevó a una confrontación verbal entre los dos conductores que continuó unos metros más adelante. La mujer estacionó su coche y el hombre detuvo el suyo detrás de ella. En ese momento, comenzó una discusión en la que la mujer arrojó un objeto no identificado contra la ventana del coche del hombre, causando daños valorados en 609,54 euros. Luego, la mujer golpeó al hombre en la cara, provocándole ansiedad y una contusión en el ojo derecho, según lo establecido en los hechos probados por el Juzgado de lo Penal número 14.

En su apelación, la defensa de la mujer argumentó que no había pruebas suficientes para demostrar la culpabilidad de su defendida, ya que había versiones contradictorias entre ambas partes y los testigos ofrecidos por cada una apoyaban sus respectivas versiones. Sin embargo, la Sección Séptima de la Audiencia consideró que la versión del denunciante era creíble y consistente, respaldada además por el testimonio de su pareja, quien viajaba con él en el coche y corroboraba los hechos. Además, la versión del denunciante se confirmó mediante un informe médico que registraba la contusión en su ojo derecho, coincidiendo con el puñetazo descrito, y también con la inspección ocular realizada por la Guardia Civil que identificó los daños en el vehículo.

Por otro lado, la Audiencia señaló que en el juicio, la acusada cambió su versión de los hechos, afirmando que el otro conductor la agredió primero y ella solo se defendió, lo que contradecía su declaración inicial durante la investigación, donde aseguraba que había esquivado un puñetazo del hombre y no lo había agredido. Por lo tanto, la apelación de la mujer fue desestimada, y la sentencia condenatoria original se mantuvo.