Los dos empresarios detenidos han sido acusados por un presunto delito contra los recursos naturales y el Medio Ambiente/SA

La Guardia Civil detiene a dos individuos por vertidos aprovechando lluvias y nocturnidad. En el primer caso se vertía aderezo de aceitunas por una tubería que se encontraba ocultada entre piedras de una margen del arroyo. El  segundo caso, localizado tres horas más tarde, se detecta una tubería con gran presión procedente de una balsa de purines. En ambos casos se acababa contaminando el río Guadaíra.

 

Sevilla Actualidad. Agentes de la Guardia Civil de la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de  Morón de la Frontera han detenido a dos personas por un supuesto delito contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente.  

Todo se inicia, cuando una pareja de Guardias Civiles del Seprona de la Patrulla de Morón de la Frontera, observa como en el arroyo de Santiesteban, cercano a Morón, se había realizado un vertido. El tipo de espuma que aparece en el agua en estos casos delata el hecho.

Los Guardias realizan una inspección minuciosa del arroyo al tener sospechas que podía existir un vertido oculto de una empresa dedicada a la aceituna. Los agentes localizan entre unas rocas la salida del vertido.  

Los guardias realizan una inspección minuciosa de la zona del vertido y descubren que bajo las rocas se encontraba una tubería. Continúan realizando pesquisas y descubren el motor que bombea, por una tubería subterránea, los residuos desde una balsa hasta el arroyo.  

Tras tomar varias muestras de los vertidos, se procede a detener al presidente de la empresa, por un supuesto delito contra el Medio Ambiente.  

Tres horas más tarde, un intenso olor a purines alerta a los agentes de la posibilidad de un vertido en el arroyo San Cristobal, por lo que se inspecciona el cauce del mismo. A dos kilómetros del lugar donde se detecta el fuerte olor los agentes llegan a una explotación de cerdos.

Los Guardias Civiles al llegar a la explotación con las primeras luces del día, se encuentran con un sistema de bombeo de gran potencia instalado en una gran balsa de acumulación de purines y a la que se ha ensamblado una tubería de 150 metros por la que se está vertiendo un caudal de enorme intensidad de purines al arroyo San Cristobal, que desemboca en el Arroyo La Peste, afluente del río Guadaíra.

Por estos motivos y tras la ejecución de los protocolos pertinentes, se detiene al responsable de la explotación ganadera por un delito contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente.

Christopher Rivas

Licenciado en Periodismo y Máster en Sociedad, Administración y Política, puso en marcha el 'Proyecto Deguadaíra', germen de Sevilla Actualidad. Ha pasado por El Correo de Andalucía, Radio Sevilla-Cadena...

Deja un comentario