castillo-lora-del-rio

Estas actuaciones servirán para hacer un levantamiento topográfico de la histórica construcción, con el objetivo de iniciar su restauración.

El Ayuntamiento de Lora del Río, a través de la Concejalía de Patrimonio, informa que se está realizando un estudio fotográfico empleando un dron para realizar posteriormente un levantamiento topográfico del castillo de Lora del Río.

En este sentido, el concejal-delegado de Patrimonio, Raúl García, ha supervisado las labores de acotamiento de los muros exteriores del castillo, trabajos realizados por Antonio Céspedes, presidente de la asociación ‘Villae Naevae’ y precursor del ‘Camino de la Frontera’; Rodrigo Cortés Gómez, arqueóloga de la Universidad de Madrid; y la topógrafa Doris Schaffler. Dichos trabajos consisten en la toma de fotografías aéreas mediante un dron, y posteriormente hacer el levantamiento topográfico.

Según el concejal de Patrimonio, Raúl Garcia, “es importante poner en valor el Patrimonio Local de nuestro municipio, en concreto, aquel que ha sido un referente en la comarca, como es el Castillo de Lora; estas actuaciones son el principio de trabajos venideros para su restauración, tal como es compromiso de este Ayuntamiento y equipo de Gobierno municipal”.

El castillo de Lora del Río se encuentra sobre una meseta en el extremo oeste de la población del mismo nombre, provincia de Sevilla. Está construido con tapial de cal, arena y guijarros. De origen musulmán, la plaza fue tomada por Fernando III en la primavera de 1247, durante el avance castellano hacia Sevilla. Fue en Lora precisamente, en un lugar llamado Vado de las Estacas, donde parte del ejército castellano cruzó el río para avanzar por la orilla oeste, y poder así hostigar los castillos de Triana y Aznalfarache (Hins al-Farach) durante el cerco a Sevilla.

Tras su ocupación, fue entregada a la Orden del Hospital, que estableció una bailía con sede en Lora mediante la concesión de una carta puebla fechada en 1259, y que además de Lora abarcaba siete villas cercanas de donde surgió el término Septe Fillas, que luego se convirtió en el Setefilla que conocemos hoy. A mediados del siglo XIV, los hospitalarios fueron los que establecieron el culto a la Virgen de Setefilla en la ermita donde actualmente se venera dicha imagen, patrona de Lora del Río, junto al castillo de mismo nombre que controlaba el paso hacia Cazalla y toda la Sierra norte sevillana.

Es de escasa altura y tiene forma de triángulo escaleno, siendo su lado más largo de unos 120 metros, y el ancho máximo es de unos 35. Lo que queda de la fortaleza es un lienzo de tapial de unos 90 metros orientado hacia el norte en que se observan restos de cuatro torres de planta cuadrangular y restos del parapeto, y otro tramo de unos 35 metros que mira hacia poniente. Su superficie debió rondar los 3.000 m2. La puerta de acceso debió estar entre dos de las torres del lienzo norte, aproximadamente en el centro del mismo. Por su posición, controlaba un meandro del río Guadalquivir, que en aquellos tiempos era navegable hasta Córdoba.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad