valle-caseteros-feria

Se celebrará los días 27, 28, 29, 30 y 1 de octubre en una decisión consensuada con todos los agentes implicados.

El alcalde de Los Palacios y Villafranca, Juan Manuel Valle, y el presidente de la asociación de caseteros CAFER, Antonio Calvo, han anunciado el cambio de fecha de la Feria de Farolillos de 2017, tras una reunión mantenida en la Sala de Juntas del Consistorio. La fiesta pasa de finales de agosto y principios de septiembre a la última semana de este mes.

Así, se celebrará los días 27 (fecha del alumbrado), 28, 29, 30 y 1 de octubre. Ha sido una resolución consensuada con todos los agentes implicados, una vez analizada la evolución negativa de una fiesta que lleva perdiendo número de casetas desde 2010 y ha sufrido un paulatino descenso de visitantes. Ayuntamiento y caseteros han asegurado que se trata de una decisión muy meditada, cuyo único objetivo es promover el resurgimiento de la Feria de Los Palacios y Villafranca.

De esta manera, en los años noventa y hasta 2004, último año del antiguo recinto ferial del Pradillo, se instalaron en el Real un total de 65 casetas. Ya en el año 2005, con el trasladó al nuevo recinto, que pasó de un espacio de unos 3.800 m2 de terreno en el Pradillo a más de 90.000 m2, se produjo un crecimiento positivo en el número de casetas, que fue incrementándose hasta el máximo histórico de 93, cantidad que se mantuvo de 2006 a 2009. Entonces empezó el descenso paulatino hasta las 55 del año pasado.

Aparejado a la importante merma del número de casetas ha ido la reducción del número de calles del Real, como la calle Fandango, que estaba situada en los actuales aparcamientos actuales del recinto. También ha desaparecido la calle Solea, que estaba frente a los manchones y pencales, entre la feria y carretera de el Monte. A la vez, las casetas han sufrido una constante disminución en el número de socios, lo que ha llevado a muchas de ellas a comunicar al Ayuntamiento la posibilidad de no montar o la unión con otras casetas.

Con estos datos, y ante el temor de que la caída continuara, el Ayuntamiento de Los Palacios abrió contactos con todos los sectores implicados, lo que ha llevado a numerosas reuniones con CAFER, colectivos, empresarios locales, comerciantes, restauradores de feria, atracciones, etc. En estos encuentros se llegaron a varias conclusiones, entre las que destaca la necesidad de buscar una fecha en que las temperaturas sean más suaves. La conclusión generalizada es que “hay que bajarle grados de temperatura a la fiesta para que las mujeres puedan vestirse de flamenca, los caballistas ir de corto, se puedan abrir las atracciones a mediodía o se viva más la feria de día”.

Además, según los responsables de importantes empresas de catering, las mejores ferias de Andalucía se dan en época escolar, sin que coincidan con exámenes, condición muy importante para los jóvenes universitarios. Un tercer pilar básico es que la fecha permita un gran número de visitantes, tanto del municipio como de otros cercanos.

Ante estas premisas, se barajaron varias posibilidades, analizando pros y contras, hasta concluir entre todas las partes que la fecha más adecuada es la última semana del mes de septiembre porque cumple muchos de los requisitos que podrían garantizar mayor afluencia y disfrute de los palaciegos en la Feria de Farolillos.

Una fecha descartada fue el mes de abril, que cumpliría los tres pilares básicos valorados, pero que supondría un cambio arriesgado por la cantidad de eventos que se producen en estas fechas, como Semana Santa, Cruces de Mayo, Feria Agroganadera, Comuniones, Romería y Rocío. También sería arriesgado unir las ferias de ganado y la de farolillos. La idea del mes de junio se descartó porque, a todos los inconvenientes de abril, habría que sumar que los estudiantes se encuentran en época de exámenes.

Otra fecha barajada fue el mes de agosto. Obviando las tres premisas básicas que podrían garantizar el éxito, la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de las Nieves, patrona de la localidad, es totalmente reacia a que la feria se vincule a la festividad de la Patrona, el 5 de agosto, como ocurría hace años. Se da el caso de que la procesión y la verbena en torno a esta imagen han crecido justo tras desvincularse de la feria.

Ante estas opciones, tanto Ayuntamiento como CAFER concluyeron que llevar la feria a finales de septiembre, aunque tiene sus pro y sus contras, es lo que menos inconveniente presenta. La temperatura bajaría de los 36 grados en agosto a los 29 de finales de septiembre, según la media histórica. La fecha de final de septiembre sería ideal para estudiantes de institutos y universidad, debido a que acaban de empezar el curso y no están de exámenes, como puede ocurre ahora y ocurriría en junio y abril. Se vivirá la feria más de día, al bajar el calor, incluso se reforzará el paseo a caballo, las mujeres se podrán vestir de flamenca y se podrían hacer muchas más actividades durante los días feriados.

El alcalde explicó que el anuncio del cambio de fecha se confirma y se hace público en estos momentos porque el Pleno del Ayuntamiento tiene que aprobar ya los festivos locales para 2017 y se tiene la intención de que uno de los días de feria, jueves o viernes, sea festivo. Valle se mostró agradecido por el trabajo que vienen realizando tanto la Delegación de Festejos como la junta directiva de CAFER para que este cambio de fecha suponga un éxito “esta decisión la hemos tomado después de un periodo largo de debate y de análisis, con la mejor fe del mundo, deseando que este cambio suponga un revulsivo importante para la Feria de Los Palacios y Villafranca”.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *