Pese a las intensas lluvias de los últimos días, el tanque de tormentas ha evitado inundaciones al recoger más de ocho millones de litros.

El tanque de tormentas de Tomares, el primero que se ha construido en el Aljarafe, ha funcionado con éxito y, pese al intenso temporal que está padeciendo estos días España, ha evitado que se produzcan inundaciones en el municipio.

Pese a que en los últimos días se han batido todos los récords de precipitaciones en Sevilla en un mes de mayo, con más de 140 litros por metro cuadrado en menos de una semana, el tanque de tormentas ha evitado lo que hasta hace poco parecía imposible, inundaciones en el municipio cuando se producían lluvias torrenciales.

El tanque de tormentas, con una capacidad máxima de 16.133 metros cúbicos ha funcionado a la perfección y en tan sólo cuatro de las grandes trombas de agua habidas estos días ha recogido 8.000 metros cúbicos de agua, o lo que es lo mismo, 8.000.000 millones de litros, lo que supone el equivalente a tres piscinas olímpicas.

Zonas beneficiadas

Sin el taque de tormentas, que entró en funcionamiento en octubre del año pasado, muy probablemente con las últimas lluvias se habrían visto inundadas calles del municipio como Mascareta, Rafael Alberti, Maestra Antonia Caracuel, La Fuente o Cuatro Esquinas que frecuentemente se anegaban cuando se producían fuertes precipitaciones.

Una vez solucionado el problema de las inundaciones en el casco urbano, en la actualidad se están construyendo tres grandes colectores en el Parque Empresarial El Manchón, el de mayor diámetro, en paralelo a la A-8082 y la SE-30, y otros dos que transcurren por las calles Conil y Ubrique, con el objetivo de eliminar el peligro de anegaciones en todo el término municipal de Tomares.

7 millones de inversión

Tomares, debido a su especial orografía y a las lluvias torrenciales que se producen en algunas épocas del año, históricamente ha padecido graves problemas de inundaciones.

Para acabar para siempre con este problema se están invirtiendo en total en Tomares cerca de siete millones de euros, financiados en un 80% por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, dependiente del Gobierno de España, y en un 20% por Aljarafesa. Cinco millones fueron para el tanque de tormentas y algo menos de dos millones para los tres colectores del Manchón.

El tanque de tormentas, el primero que se ha construido en el Aljarafe, es un depósito subterráneo de grandes dimensiones. Con sus 83,7 metros de largo, 30,15 metros de ancho y 10 metros de profundidad, tiene capacidad para almacenar 13.500 metros cúbicos y hasta 16.133 en condiciones extraordinarias (el equivalente a seis piscinas olímpicas), que almacena agua de la red de saneamiento en momentos de lluvia torrencial y una vez pasada la tormenta, devuelve el agua a la red de manera limpia y controlada.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad