Aundiencia Provincial de Sevilla / LVA

El Tribunal Superior de Justicia Andaluz ha condenado a seis años y seis meses de prisión a un hombre por amenazar, perseguir e intentar matar a su ex mujer con una escopeta en Osuna. Asimismo, el acusado ha sido condenado a indemnizar a la víctima con 12.000 euros y se le ha impuesto una orden de alejamiento de 500 metros, y la imposibilidad de comunicarse con ella a través de ningún medio, durante ocho años y seis meses.

Los hechos ocurrían el pasado 3 de marzo de 2020, sobre las 15:00 horas del medio día. El acusado, tras previa ingesta de alcohol y cocaína, acudió alterado al domicilio de su ex mujer pensando que esta le había dañado unos olivos que poseía.

Una vez allí, tras abrirle la puerta su hijo, de doce años de edad, accedió al interior gritando varias veces: «¿Dónde está que la mato?». Tras comprobar que su ex mujer no se hallaba en el inmueble, salió de nuevo a la calle acompañado por su hijo, y al preguntarle éste qué le pasaba, le refirió que la madre le había cortado unos olivos.

Instantes después, sobre las 15:25 horas, llegó la víctima a su domicilio. En ese momento, el acusado cogió de su coche una escopeta semiautomática con la que, desde corta distancia, apuntó a la mujer y apretó el gatillo. sin embargo, no se produjo el disparo, pues el arma estaba descargada.

Acto seguido, y en aras de acabar con la vida de su ex mujer, introdujo dos cartuchos en la escopeta, momento en el que esta aprovechó para marcharse rápidamente del lugar dirección al cuartel de la Guardia Civil.

Atentado contra la autoridad

El acusado la persiguió en su vehículo y no dudó en entrar a la comandancia, e incluso apuntar con el arma cargada al Guardia Civil que se encontraba en la puerta. Todo ello por conseguir encontrar a su ex mujer, que estaba escondida en uno de los despachos del cuartel. Haciendo caso omiso a los requerimientos del agente, que a su vez le apuntaba con su pistola reglamentaria, el acusado desvió la mirada para seguir buscándola.

Este momento fue aprovechado por el agente, que se abalanzó sobre él cayendo ambos al suelo, y con auxilio de un Policía Local de Sevilla fuera de servicio que acudió por haber visto desde la calle al hombre acceder al cuartel con la escopeta. Entre los dos agentes lograron reducir al hombre y desarmarlo, finalmente.

Se ha determinado que, en el momento que ocurrieron los hechos, el acusado había
consumido cantidades no determinadas, pero no muy elevadas, de alcohol y cocaína. Ello exacerbó su sentimiento subjetivo de que su ex-esposa le había estado causando daños en diversos bienes y en relación con los hijos comunes.

Por ello, el varón ha sido condenado a tres años y seis meses de prisión por un delito de intento de homicidio, y a tres años más por un delito de atentado contra un agente de seguridad con uso de armas. Asimismo, el acusado ha sido condenado a indemnizar a la víctima con 12.000 euros y se le ha impuesto una orden de alejamiento de 500 metros, y la imposibilidad de comunicarse con ella a través de ningún medio, durante ocho años y seis meses.

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.

Deja un comentario