La Guardia Civil ha desmantelado tres plantaciones y ha incautado más de 300 plantas de marihuana en dos fincas de Marchena. Además, ha detenido a tres integrantes de un clan familiar por un delito contra la salud pública.

La investigación se iniciaba a mediados del mes de julio, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de un posible cultivo de marihuana en una parcela rústica de la localidad. Una vez en el lugar, se percataron de la existencia, en una de las parcelas propiedad de un clan familiar, de un intensísimo olor a cannabis, posiblemente por una plantación exterior de marihuana.

Tras ubicar el foco de olor, los agentes pudieron localizar oculto tras un almacén de aperos y tela de rafia, un importante cultivo de cannabis. Las casi 200 plantas, por el aspecto que presentaban, se encontraban muy próximas a ser recolectadas.

Los agentes localizaron otra parcela más

En el transcurso del operativo, los agentes localizaron otra parcela en la que, de igual modo, encontraron dos plantaciones, compuestas por otras 150 plantas de cannabis. Ambas estaban ocultas perimetralmente con malla metálica y tela de rafia. Todo ello para evitar ser vistas por cualquier otra persona ajena al lugar.

La Guardia Civil pudo comprobar que las personas que acudían asiduamente al mantenimiento de las plantaciones de marihuana eran los propietarios y usuarios de las fincas de Marchena. Allí tomaban medidas de seguridad, tales como la ocultación tras telas rafias muy tupidas, otro mallado exterior de la parcela igualmente con tela rafia tupida y perros de raza peligrosa.

Por ello, en la mañana del pasado 10 de agosto, y en base a orden de entrada y registro otorgada por el Juzgado de 1ª Instancia e instrucción nº 1 de los de Marchena, agentes Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Marchena, procedieron a efectuar entradas y registros en las dos parcelas investigadas. Incautaron en total 323 plantas de marihuana y más de 25 kg de cogollos en proceso de secado, además de 1,200 kg de picadura y 1,17 gramos de cocaína

Los detenido pertenecían al mismo clan familiar

Por todo ello, la Guardia Civil  procedió a la detención de dos hombres y una mujer, vecinos de Puebla de Cazalla, pertenecientes a un clan familiar. Se les imputa por un supuesto delito contra la salud pública.

Tras el pase de los detenidos a disposición de la autoridad judicial, se ha decretado prisión provisional para dos de ellos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad