El brote de COVID-19 de la residencia de ancianos de Écija se ha cobrado este martes una nueva víctima. En esta ocasión, se trata de un anciano que había dado positivo en PCR realizada en la última jornada y que, además, presentaba patologías previas. Con esta víctima, son cuatro ya las que van desde que se detectara el brote.

Asimismo, se ha detectado también en la residencia 51 positivos y 13 trabajadores igualmente infectados, un número que sigue creciendo desde la última actualización. También se encuentran hospitalizadas otras seis personas del centro.

La víctima era un anciano residente que había dado positivo por COVID-19 en las PCR realizadas hacía unos días. El hombre presentaba patologías previas, un factor común en las otras tres víctimas mortales de la residencia de Écija.

Un brote detectado la semana pasada

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía comunicaba el fallecimiento de tres ancianos por COVID-19 en una residencia de mayores en ÉcijaEl brote, detectado la semana pasada, había dejado 47 personas afectadas, cinco de ellas trabajadores del centro, este fin de semana.

Las tres personas habían dado positivo en las pruebas PCR al comienzo del brote, cuando se conocieron los primeros casos.

Las tres personas fallecidas habían sido vacunadas el pasado 27 de diciembre pero, según informa la Junta, padecían patologías que se agravaron con la enfermedad.

En la residencia de Écija, perteneciente al grupo Vitalia, los afectados ascienden a 64: 51 resientes y 13 trabajadores, según apuntaba la Junta este martes.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad