Un infectólogo del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Juan Macías Sánchez, ha sido nombrado nuevo presidente del Grupo de Estudio de Hepatitis Víricas (GEHEP). Se trata de una de las entidades científicas más relevantes vinculadas a las hepatitis víricas a nivel nacional, por lo cual este nombramiento se traduce en reconocimiento de la gran experiencia acumulada y prestigio internacional de este infectólogo.

Juan Macías Sánchez es médico internista y Doctor en Medicina, estando especializado en Virología, fundamentalmente en VIH y hepatitis víricas, y en las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Registra más de dos décadas de dedicación a este ámbito de conocimiento en el Hospital Universitario Virgen de Valme desde una completa perspectiva: asistencial, investigadora y docente. En su trayectoria profesional acumula más de 200 publicaciones científicas nacionales e internacionales en revistas con factor de impacto, ha participado en la organización de cinco Congresos, presentado más de 20 Ponencias, e invitado por países como Canadá para disertar en sus principales hospitales sobre hígado graso en pacientes VIH. Fue socio fundador de GEHEP y del Grupo HEPAVIR de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas (SAEI), y presidente del Grupo HEPAVIR.

Por su parte, la GEHEP está integrada en la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). Su objetivo es la promoción, fomento y difusión del estudio e investigación en hepatitis víricas. Fundamentalmente aglutina a nivel nacional a infectólogos y microbiólogos; además de farmacéuticos, biólogos, médicos de instituciones penitenciarias y médicos de unidades de conductas adictivas, entre otros.

Nuevos desafíos en hepatitis víricas marcados por el momento actual

El nuevo presidente del GEHEP se propone varios retos resumidos en: “la contribución a la posibilidad de que las hepatitis víricas sean enfermedades que, a corto plazo, puedan ser eliminadas, junto a otras patologías hepáticas, principalmente aquéllas que afectan a personas con VIH”.

Juan Macías destaca un nuevo desafío vinculado al momento actual de pandemia: “mientras que hemos conseguido la eliminación de la hepatitis C en personas que viven con el VIH, la estrategia de eliminación de la hepatitis C en el resto de la población se está demorando como efecto colateral de la pandemia”. Insiste en la complejidad de identificación de los últimos portadores de hepatitis C debido a su difícil acceso, al tratarse de personas frágiles, en situación de exclusión social y frecuentemente usuarios de drogas. Las personas de este perfil no contactan habitualmente con el sistema sanitario.

Asimismo, subraya la importancia del control de la hepatitis A y B, que disponen de vacunas efectivas. La primera aparece en brotes cada 4 a 5 años, se extiende a la población general, afectando desproporcionadamente a colectivos como los hombres que tienen sexo con hombres. La hepatitis B en España no debería ser un problema al estar incluida su vacunación en el calendario vacunal infantil. Sin embargo, supone un desafío de prevención y detección en migrantes llegados de África y Asia, donde sigue siendo frecuente. Mientras que incide en profundizar en la investigación de la hepatitis E, catalogada de zoonosis podría tener otras vías de transmisión relevantes de dimensiones epidemiológicas poco conocidas.

El presidente de este grupo científico nacional pertenece al Grupo de Investigación Virología Clínica e ITS del Hospital Universitario de Valme, desde el que sus profesionales han participado en las últimas dos décadas en el avance del conocimiento en las hepatitis víricas. Concretamente destaca el liderazgo internacional de este grupo en la investigación de lacoinfección por el VIH y el virus de la hepatitis C.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad