Un grupo de profesionales reivindica la navegabilidad del Guadalquivir a su paso por el Puerto de San Juan para recreo y transporte sostenible.

“San Juan de Aznalfarache es el último tramo y el más cercano a Sevilla de la bahía del Guadalquivir”, así expone Txiki López, miembro del Club Náutico de esta localidad sevillana, la visión que comparten y defienden un grupo de apasionados que buscan reflotar la vida del río a su paso por San Juan.

Acceso abandonado al embarcadero de recreo de San Juan de Aznalfarache /Clara Fajardo

La razón de ser de este Club Náutico es reivindicar y recuperar el puerto milenario que fue este municipio que desde mediados del siglo XX vive de espaldas al agua de una forma “incomprensible”. Un lugar donde en un futuro no muy lejano se puedan divisar embarcaciones de recreo y prácticas de deportes acuáticos como el remo o el paddlesurf.

Las diferentes cortas que ha sufrido el río (nuevo cauce del que se dota a un río, en sustitución del natural) o la construcción de la A-92, fueron mermando los caminos marítimos o terrestres que unían de forma natural la cornisa del Aljarafe con Sevilla capital, y con ello, su actividad portuaria.

Club Náutico de San Juan de Aznalfarache /Clara Fajardo

Por todo esto, el proyecto presentado por esta avanzadilla multidisciplinar de profesionales provenientes de distintas ramas como la Arquitectura y el Urbanismo (caso de Gonzalo Díaz Recasens), el Deporte o Salvamento Marítimo (caso de Miguel Hernández Guzmán) o el mundo de las Bellas Artes y el Diseño, con el apoyo del antiguo comodoro  del Greenwich Yatch Club que les prestó asesoramiento y documentación esencial para su fundación, recalcan que “toda esta zona es navegable hasta el mar…aquí se pescan especies marinas y casi se respira la sal”.

A esta puesta en valor, se suma toda una propuesta de movilidad sostenible que una la costa del Guadalquivir a Sevilla entre todos los pueblos que se asoman a ambos lados de la orilla.

Una línea costera metropolitana

33 kilómetros. Esa es la distancia que separa Puebla del Río de Alcalá del Río, una idea que podría suponer un cambio radical en el concepto de tráfico y movilidad entre la capital y el Aljarafe. La idea expresada hace bastante tiempo  por el Club Náutico de San Juan incluye todo un entramado de transporte marítimo por río con alrededor de 12 estaciones entre las localidades de Puebla del Río y Alcalá del Río con centro en San Juan debido a que, gracias a su cercanía a Sevilla une el intercambiador de la parada de metro de San Juan Bajo.

La línea metropolitana propuesta por el Club Náutico de San Juan de Aznalfarache/ Ilustración elaborada con googlemaps

Si algo ha demostrado la pandemia es que cuando se paró el mundo, también lo hizo la contaminación y se evidenció el 47% del tráfico rodado de Sevilla provenía de su entorno metropolitanos y especialmente del Aljarafe, una comarca con serios problemas de movilidad a causa de las insuficientes infraestructuras de transporte público para sus  casi 300.000 habitantes.

Pues bien, recurriendo al transporte fluvial, gran parte de la población podría acudir a Sevilla transcurriendo por San Juan como centro de comunicaciones donde confluye una flota considerable de autobuses de todo el Aljarafe Sur, una parada de la Línea 1 del Metro y donde también arranca una ciclovía que recorre el antiguo Puente de Hierro para acercar los dos lados del río gracias a la construcción de la pasarela ciclopeatonal, fruto también de la concienciación ciudadana.

Sevilla, aunque pocos lo saben, según indica Txiki López, es la provincia con más kilómetros de costa de Andalucía, prueba de ello son las mareas que se detectan desde Sanlúcar de Barrameda hasta Alcalá del Río y todo ello protegido como Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT) por lo que el proyecto de este grupo de valientes ya se ha puesto en conocimiento  del Ayuntamiento de San Juan que ha ofrecido su colaboración y de la Dirección General de Costas y Medio Marino del Ministerio para la Transición Ecológica.

Ahora falta que todas las administraciones se pongan de acuerdo para hacer realidad este sueño visionario aprovechando por ejemplo los fondos Next Generation EU cuyo propósito es el de conquistar una Europa más resiliente y ecológica tras la crisis socioeconómica del COVID-19.

Un poco de historia del Puerto de San Juan

Esta propuesta nacida de la conciencia ciudadana persigue mejorar el trato al medio ambiente, así como poner en valor la tradición marinera de un lugar por el que navegaron tartessos, fenicios, romanos, vikingos y musulmanes.

En este sentido, López hace hincapié en que es un orgullo y un motivo para persistir en este empeño, las múltiples y desconocidas menciones históricas que vienen descubriendo en torno al trascendental pasado marinero de San Juan, un importante Surgidero (Puerto y fondeadero) y varadero del Camino de Indias donde se repararon o surtieron las naves del camino de Indias.

Es destacable el primer capítulo del viaje de Magallanes y Elcano narrado en las crónicas del siglo XVI de Pigafetta en el que se menciona “Giovanni d’Afarax” (el actual San Juan de Aznalfarache) y al primer escollo del viaje, los restos de dos pilares de un antiguo puente que suponían un riesgo para la navegación.

Muelle de carga de San Juan de Aznalfarache en los años 40/ Imagen de archivo

Además, para toda la comarca del Aljarafe, el que fuera hasta los años 40 del siglo XX un puerto minero y ecosistema de fábricas y servicios surgidos en torno al Muelle de Minas de Cala, fue sinónimo de oportunidad laboral y vida rebosante en todos los sentidos. Grandes embarcaciones cargadas de minerales de partían rumbo al Atlántico desde los numerosos muelles que albergaba el Puerto de San Juan, hasta los que arribaban trenes de mercancías con origen en las minas de Cala, Aznalcóllar , Huelva,  o de la zona más alta del Aljarafe.

Explanada de las antiguas fábricas aledañas a la exportación de minerales/ Clara Fajardo

Por todo ello, y volviendo al siglo XXI, Txiki López y las personas que componen el club,  tienen claro que el Aljarafe debe volver a ser lo que siempre fue, una importante comarca costera atlántica. Para ello es fundamental revitalizar el Puerto de San Juan de Aznalfarache y sus alrededores convirtiéndolo en centro neurálgico para la creatividad, el arte,  el turismo y la actividad empresarial responsable y conectada con Sevilla capital y con todas las localidades que se asoman a un Guadalquivir de brisas atlánticas.

Clara Fajardo

Plumilla por vocación, he trabajado en radio, televisión y prensa on line. Profundamente europeísta y convencida de que el Periodismo es el motor de cambio de la sociedad y hay que salvaguardarlo. Para...

Deja un comentario