La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Guillena por un supuesto delito de Homicidio en Grado de Tentativa.

Sobre las 19:10 horas, del pasado 30 de mayo, la Guardia Civil recibió un aviso informando que al parecer, un vehículo había atropellado a varias personas que se encontraban en la terraza de un bar de Guillena. La Guardia Civil se trasladó al lugar y observó una multitud de personas en torno al bar antes citado y personal sanitario atendiendo a uno de los heridos.

Tras desalojar a las personas ajenas al hecho, los agentes se entrevistaron con varios testigos, así como con las víctimas que permanecía en el lugar. Un trabajador del establecimiento informó que el autor de los hechos se encontraba en el interior del bar, en estado ebrio, y tras discutir con unas personas que tomaban una consumición en la terraza, subió a su vehículo y embistió hasta en dos ocasiones a las personas con las que había discutido momentos antes, procediendo a darse a la fuga acto seguido.

El atropello ha causado al menos ocho heridos de diversa consideración, teniendo que ser trasladados en ambulancia dos de ellos a hospitales de Sevilla. Cuando llegaron los agentes, observaron cómo personas que estaban sangrando, abandonaban el lugar en vehículos particulares, por lo que el número de heridos es aun mayor.

Una de las personas heridas con las que el agresor había discutido momentos antes, manifestó que es vecino de la localidad de Guillena, facilitando nombre y apellidos. Dijo que esta persona se encontraba en el interior del bar, molestando a los clientes, que acto seguido salió del local y se dirigió a la mesa de la terraza que ocupaba él mismo junto a unos amigos y comenzó a molestarles a ellos también, por lo que le dio un empujón y le instó a que les dejase en paz, tras lo cual se fue. Si bien tras un breve período de tiempo, escuchó un estruendo y pudo ver como el vehículo conducido por el autor de los hechos arremetía contra la mesa y todos sus ocupantes, tras golpear la silla en la que él estaba sentado, salió despedido, observando como el vehículo dio marcha atrás para embestir de nuevo a los allí presentes, huyendo después a toda velocidad.

El vehículo accedió, según los testigos, por la zona peatonal de la intersección de la calle San Isidoro con Avenida Alcalde Justo Padilla Burgos, colisionando con la estructura metálica que sirve de sustento al toldo del bar y a otro bar que se encuentra aledaño, antes de arremeter contra las víctimas.

La Guardia Civil, tras lograr identificar plenamente al presunto autor de los hechos, localizó en el garaje comunitario de su vivienda el vehículo con el que habría cometido el delito, el cual presentaba daños compatibles con los hechos descritos por los testigos. El coche fue trasladado mediante servicio de grúa a dependencias oficiales de la Policía Local de Guillena, haciéndoles saber que quedaba a disposición judicial.

Ese mismo día, se hicieron las gestiones para la localización del presunto autor de los hechos, manifestando varios testigos que tras abandonar el vehículo huyó a pie del lugar. Tras hacer gestiones con familiares y amigos, lograron convencerlo y finalmente se personó en dependencias oficiales de la Guardia Civil, donde se le informó que quedaba detenido.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *