Una de las armas que portaba el hombre / Guardia Civil

La Guardia Civil ha reducido en Castilblanco a un hombre que se había atrincherado en su casa con dos machetes y un hacha, con los que se autolesionó en varias ocasiones. Había intentado prender fuego a su vivienda y a casas vecinas.

En la tarde del día 13 de Septiembre, guardias civiles pertenecientes al Puesto de la Guardia Civil de Guillena y Alcalá de Río han conseguido reducir a una persona que atrincherada en su vivienda, en Castilblanco de los Arroyos, con  varias armas blancas de considerable tamaño. Previamente amenazó e intentó prender fuego a la casa con él dentro, y a las viviendas colindantes, así como acabar con la vida de los guardias civiles que intentaban impedírselo.

En un principio, la Guardia Civil trata de  convencerlo para que desistiera de sus intentos pero, cuando empezó a autolesionarse con un machete, los agentes se vieron obligados a actuar con máxima rapidez.

Deciden  entrar parapetados detrás de dos camillas, las que portaban el equipo de bomberos y el equipo médico presentes en el lugar, y finalmente, a pesar de que esta persona arrojó contra ellos un hacha y dos machetes, los guardias civiles logran reducirlo, contando con la  ayuda de los bomberos.

Una vez que se controla a esta persona para que pueda valorarla el equipo médico, es trasladado de urgencia en helicóptero del 061 al hospital Virgen Macarena debido a la gravedad de las heridas que presentaba.

Gracias a la rápida intervención de la Guardia Civil y Bomberos de la Rinconada, se consigue salvar la vida a esta  persona,  la cual se acuchilló hasta en dos ocasiones antes de la intervención.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario