cal-moron-frontera

La última hora, en tu móvil

La mejor manera de enterarte de todo al momento

La Unesco ha aprobado la candidatura por la revitalización del saber tradicional de la cal artesanal en Morón, iniciativa de la Asociación Cultural Hornos de Cal de Morón.

Aproximadamente a las 9:30 del día de hoy, los vecinos de Morón de la Frontera se han levantado con una grata noticia. A esa hora, en el otro lado del mundo, en Indonesia; la UNESCO declaraba Patrimonio inmaterial de la Humanidad a la cal de su localidad.

En la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Inmaterial intangible que se está celebrando durante esta semana en Bali, el organismo internacional aprobó la iniciativa de la Asociación Cultural Hornos de Cal de Morón  para la revitalización de este saber tradicional.

Este reconocimiento dará un fuerte impulso a la sensibilización de la opinión pública sobre la práctica  y la importancia de la producción artesanal de cal; y un especial valor a la recuperación de los conocimientos y técnicas para el uso de la cal en la construcción sostenible.

Seña de identidad de Morón de la Frontera

La importancia de este elemento es vital en los numerosos pueblos blancos de nuestra tierra, usado desde tiempos de la ocupación romana tanto para pintar las fachadas como para la creación de la argamasa, el antepasado del cemento.

Dentro de Morón de la Frontera, se ha convertido en una seña de identidad más del municipio y una fuente importante de empleo, ya que durante muchas generaciones han mantenido vivos los antiguos hornos alimentados con leña de olivo, ramas o zarzales. Dio lugar además al apellido ‘Calero’ a estas familias que se encargaban de la fabricación de la cal. Industria que recibió un fuerte empuje en el siglo XIX, convirtiéndose en casi la más característica de la localidad.

Hoy en día, cuando la producción de cal artesanal se redujo como consecuencia de la fabricación industrial y cayó en desuso. Con este fin, se creó la Asociación Cultural Hornos de Cal de Morón y el Museo de la Cal. Gracias a esta asociación, los hornos se han restaurado y el proyecto promueve activamente los conocimientos  de esta técnica a nuevas generaciones a través de actividades, realización de demostraciones y la publicación de documentos audiovisuales y en papel.

Apoyo de las Instituciones

La candidatura de la cal de Morón ha contado en todo momento con el apoyo unánime del Pleno del Ayuntamiento de Morón de la Frontera, que en una sesión extraordinaria aprobó respaldar la iniciativa. También mostraron palabras de ánimo la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Consejo de Patrimonio Histórico de España, que fue el que presentó la candidatura a la UNESCO.

Las caleras cuentan con un nuevo éxito, que ya gozaban de la máxima protección por  parte de la Consejería de Cultura al estar inscritas en el Catálogo  General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) como Bien de Interés  Cultural (BIC), con la tipología de Lugar de Interés Etnológico.

Ahora, el objetivo de la Asociación Cultural Hornos de Cal de Morón es la preparación del Congreso Ibérico de la Cal para el año que viene. Y allí llegarán como Patrimonio inmaterial de la Humanidad, lo que garantiza que este trabajo artesanal milenario seguirá viviendo.

www.SevillaActualidad.com