Portada » Opinión » Palabras desde Londres » El telón Británico
Palabras desde Londres

El telón Británico

La metrópolis británica está contemplando atónita, junto con algunos Home Counties, principalmente Kent y Essex, cómo se han ido incrementando los casos de Covid-19. Hay claros indicios  de que las generaciones más jóvenes están infectando a los grupos más sensibles.

Home Counties son los condados que rodean  el Gran Londres,  en dirección hacia Dover, lindan con Francia.  Esta es la zona con mayor poder adquisitivo de todo el Reino Unido. No es una coincidencia que desde las altas jerarquías se haya ido negando el virus, incluso achacando la fatalidad de sus consecuencia a la masa social, al mismo tiempo que se ha ido alardeando de no cumplir las normas, porque estos grupos sociales piensan que esas normas no les afectan a ellos.

En Andalucía, hemos visto casos similares, los que tienen más, siempre se han negado a seguir las recomendaciones institucionales. Pero a la larga, eso se paga, porque se llega al punto en que esa actitud es demasiado evidente. .

“Holy Moses, I have been removed

I have seen the spectre, he has been here too

Distant cousin from down the line

Brand of people who ain’t my kind

Holy Moses, I have been removed”

Justo cuando la vacuna ha comenzado, con ciertas complicaciones, a rodar a una velocidad mucho más lenta de lo previsto, el error sigue siendo el mismo, la falta de inversión en Sanidad y en Educación.

Sí, en Sanidad. Hay vacuna, pero no hay personal necesario cualificado ni instalaciones apropiadas.

Respecto a Educación, están siendo los jóvenes de secundaria los principales catalizadores de contagios. Si te das una vuelta por las escuelas de secundaria de London, se comprueba rápidamente que no se lo toman en serio. No me refiero a los profesores, sino a su población estudiantil con sus familias correspondientes. Familias y entorno que no fomentan la solidaridad en estos tiempos que corren. El concepto de que la enfermedad “solo ataca a los viejos” ha calado, junto a la teoría terraplanista de la Plandemia. Ser el fiel escudero de Trump da frutos. Debemos ser pacientes con la vacuna y con los intolerantes, que al menos han perdido a su mentor.

Debes leer también  Sevilla se despide de la Erasmus con Reino Unido 34 años después

“Holy Moses, I have been deceived

Now the wind has changed direction, and I’ll have to leave

Won’t you please excuse my frankness

But it’s not my cup of tea

Holy Moses, I have been deceived”

Y para animar esta pandemia vuelve a los titulares el Brexit. Esta semana hemos visto como Mr. Prime Minister fue corriendo a cenar con la Presidenta Europea. El miedo ha calado en ciertas capas de la alta jerarquía porque temen perder una buena tajada de su pastel económico. Una recesión, unida a la pandemia, se puede llevar por delante a muchas instituciones-empresas, y además muchas de ellas tienen su “parné” en los paraísos fiscales bajo soberanía británica.

En la cena que compartieron dicen que se sirvió pescado. ¿De quién fue la idea?

El pescado es el icono de  la industria británica, un eslabón duro del Brexit. ¿Una ironía de la Presidenta Europea?¿Recochineo?

Después años de infructuosas y desesperantes conversaciones, se llegará a un acuerdo, que siendo honestos, la parte británica no quiere, pero que necesita como el aire. El Papá Trump ha sido despedido y su aguinaldo nunca llegará. ¡Vaya por dios! No contaban con esto, con lo bien que pintaba el pucherazo. A los Bush les fue genial.

I’m going back to the border where my affairs

My affairs ain’t abused

I can’t take any more bad water

Been poisoned from my head down to my shoes, oh

Holy Moses, I have been deceived”

¿Por qué la Pesca es tan importante en el Reino Unido?

La industria pesquera ha sido una defensora a ultranza del Brexit porque quiere que se modifiquen los acuerdos de 1970 en los se establecen ciertas regulaciones.

Debes leer también  Sin jamón y sin queso

Reino Unido está rodeado por Dinamarca, Noruega, Francia, República de Irlanda, Islas Feroes (Dinamarca), Islandia, Holanda, Bélgica y Alemania, todos son países de la UE o tienen un acuerdo con ella,  como Islandia y Noruega. Curiosamente, la pesca no está incluida. Brexit significa ruptura como han dicho una y otra vez.

En teoría, todos los países comunitarios tienen acceso a sus aguas, pueden capturar las especies reguladas y la cantidad que permita la regeneración de los bancos de pesca. ¡Me río de esto!

La parte británica no quiere ni fingir que le importa el planeta directamente, pero hay una gran diferencia entre la pesca  y otros sectores económicos. Dónde se pesca y dónde se vende.  El pescado de consumo interno británico se importa, fundamentalmente, de la UE. Sin embargo, el pescado británico se exporta hacia la UE. En la cadena industrial pesquera, muchos eslabones son de empresas comunitarias, por lo que resulta complicado llegar a un acuerdo con un socio que va su libre albedrío.

Hay pescado británico, capturado por flota europea, que es vendido al Reino Unido y que va a tener que pagar unos aranceles que hoy no existen. Además, la flota pesquera británica no podrá acceder a aguas comunitarias sin acuerdo.

El mar, la pesca, la flota británica, aunque sea la pesquera, son símbolos identitarios, los despojos del Imperio donde ellos se hicieron fuertes, durante casi dos siglos fueron los dueños de los mares. La realidad choca con los deseos, y la añoranza es solo el sueño de la siesta dominical después de varias pintas en el pub.

El próximo domingo será nuevamente la meta final del acuerdo del Brexit. Ya he perdido la cuenta de las veces que lo he oído y leído en los mass media.

Debes leer también  Seis pies

Los británicos son pragmáticos, incluso los de extrema-derecha, a diferencia de los españoles, por citar un ejemplo.  Creo que habrá acuerdo de algún tipo, pero el daño ya está hecho. Sin duda la reconciliación va a ser lenta, porque la crisis sanitaria y la del Brexit van a doler. Os aseguro que sé a quién van a culpar, un día sí y otro también, de los males del Reino Unido.

Hubo un tiempo en que soñé con un mundo sin fronteras, sin pasaportes, sin aduanas…. Esas eran las mejores cosas de la UE, a pesar de que tienen mucho que corregir; pero los miedos, la ignorancia y las mentiras sostienen las fronteras absurdas cuan edificio en ruina.

Lean y canten porque en el intelecto no las hay.

Holy Moses, let us live in peace

Let us strive to find a way to make all hatred cease

There’s a man over there, what’s his color? I don’t care

He’s my brother, let us live in peace, oh

He’s my brother, let us live in peace, oh

He’s my brother, let us, let us live in peace.-Border song.Elton John”

Etiquetas

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required
Sevilla Actualidad

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required