Portada » Opinión » Palabras desde Londres » Sin palabra ni honor
Palabras desde Londres

Sin palabra ni honor

Una vez más, el ejecutivo británico vuelve a engañar y a reinterpretar unilateralmente lo que hace unos meses tanto le había costado consensuar.

Con la mayoría absoluta en la Cámara de Representantes de Westminster no tendrá, en principio, problemas para aprobar una Ley que desprecie el Tratado de Salida de la UE respecto a la isla de Irlanda.

“Come all ye young fellows that follow the sea

To me weigh hey blow the man down

And pray pay attention and listen to me

Give me some time to blow the man down”

La isla de Irlanda está bajo soberanía de dos Estados, el británico controla el norte y el equivalente a un tercio y la República de Irlanda, Eire, el territorio restante.

Ambos Estados tienen firmado un convenio de cooperación para la libertad de movimiento en sus territorios muy similar al de la UE, con la gran diferencia de que la población de la República apenas llega a los 5 millones de habitantes y la del Reino Unido sobrepasa los 60.

“I’m a deep water sailor just in from Hong Kong

To me weigh hey blow the man down

If you’ll give me some rum I’ll sing you a song

Give me some time to blow the man down”

Los ciudadanos de Eire pueden participar en los comicios británicos si son residentes en la jurisdicción británica, los lazos sentimentales de la masa migratoria aún son palpables. En cambio, eso no ha disminuido ni un ápice el sentimiento de filiación a la nación celta, incluso después de dos o tres generaciones nacidas en suelo inglés.

“T’was on a Black Baller I first spent my time

To me weigh hey blow the man down

And on that Black Baller I wasted my prime

Give me some time to blow the man down”

Aparte, existe el Acuerdo de Viernes Santo que plasmaba una frágil paz entre los bandos católico y protestante de Irlanda del Norte, el Norte para unos, Ulsters para otros, una población que ha vivido en un paraguas común llamado Unión Europea y que va a terminar de desaparecer para finales de año, aunque sus consecuencias se van percibiendo.

Debes leer también  "Pillan" en vídeo a una parlamentaria limpiando las gafas con la mascarilla

“T’is when a Black Baller’s preparing for sea

To me weigh hey blow the man down

You’d split your sides laughing at the sights that you see

Give me some time to blow the man down”

En principio, el acuerdo de retirada contempla que  la parte británica se regirá, durante unos años, bajo las leyes europeas en lo que respecta al tránsito de ciudadanos y mercancías,  pasado un lustro se adaptará a la nueva legislación británica. Esto desplazaría la frontera terrestre hacia el Mar de Irlanda, entre las dos islas, así como sus muelles y puertos,  pero a su vez habría dividido al Reino Unido con una frontera interna. Algo inconcebible para las cuatros naciones constituyentes del Reino Unido, pero una costumbre de muchos años para otros territorios como Gibraltar, Malvinas…cuyo habitantes, incluso, no han tenido el status de ciudadanos hasta hace relativamente poco.

“With the tinkers and tailors and soldiers and all

To me weigh hey blow the man down

That ship for prime seamen onboard a Black Ball

Give me some time to blow the man down”

Si a este cóctel le sumamos que Irlanda del Norte votó masivamente en contra de la salida de la UE, seguramente para no entorpecer la costosa paz que dura apenas 20 años, la estrategia de la extrema derecha ha unificado por primera vez al Norte de Irlanda que ve la unificación de la República como una solución factible bajo el amparo de la Unión Europea. Por lo tanto, el secesionismo de Escocia e Irlanda tienen una oportunidad histórica en siglos, ya que ahora contarán con el respaldo internacional tan necesitado para llevarlo a cabo.

“T’is when a Black Baller is clear of the land

To me weigh hey blow the man down

Debes leer también  El trino del becerro

Our boatswain then gives us the word of command

Give me some time to blow the man down”

Por lo visto, ningún asesor pensó que esto podría ocurrir, y para no variar, la táctica del parche ha elaborado una Ley que viene a incumplir el Tratado de Salida de la UE y si esta denuncia ante sus tribunales, a los cuales el Reino Unido reconoce hasta la plena salida, la multa económica puede ser muy interesante para las arcas públicas europeas e incluso todo el acuerdo será papel mojado  y tendrá consecuencias terribles para los ciudadanos de ambas ciudadanías, empresas, bienes comunes…

¿Qué propone ahora la Ley británica?

“Lay aft is the cry to the break of the poop

To me weigh hey blow the man down

Or I’ll help you along with the toe of my boot

Give me some time to blow the man down”

La frontera dura entre las dos Irlandas, a expensas de revivir la violencia y la polarización otra vez. A corto plazo beneficiaría a la postura británica porque se inventaría un enemigo que ya no existe y podrían así desmantelar la unión sentimental que el referéndum del Brexit ha cohesionado en el norte de la Isla.

“T’is larboard and starboard on the deck you will sprawl

To me weigh hey blow the man down

For Kicking Jack Williams commands the Black Ball

Give me some time to blow the man down”

Incluso podría ser la antesala para terminar todo tipo de negociación con la UE y concluir con las normas de la Organización Internacional del Comercio, al igual que ocurre con Australia. Al Gobierno británico solo le interesa un acuerdo parecido al que Canadá obtuvo después de años de arduas negociaciones, pero ni la población ni los recursos naturales y menos la geolocalización del Reino Unido son equiparables a los de Canadá, un estado vecino de EEUU con frontera terrestre, con apenas 30 millones de habitantes y con una extensión de un tercio del tamaño de África.

Debes leer también  De Esopo a Boris

“T’is larboard and starboard on the deck you will sprawl

To me weigh hey blow the man down

For Kicking Jack Williams commands the Black Ball

Give me some time to blow the man down”-Blow the Man Down

Los estados de la Unión Europea se han quedado ojipláticos al ver como a Boris Jhonson le importa un pepino desperdiciar tiempo y recursos en un acuerdo para incumplirlo antes de su salida formal. Jhon Mayor, antiguo Prime Minister, ha dicho que al Reino Unido después de perder su poder militar, le quedaba su palabra en los acuerdos internacionales y si eso se pierde, puede que ya no se recupere en años. Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU ha advertido que incumplir este tratado impedirá un acuerdo EEUU-RU postbrexit.

Los vientos de cambios en EEUU golpean a Boris Jhonson que se puede quedar sin su valedor para noviembre, eso si Trump pierde las elecciones o no llegar a efectuar el golpe de estado a la americana que está planeando al anular el voto por correo, recordemos las elecciones de Al-Gore y la anulación de 160.000 votos de afroamericanos que le dieron la victoria a Bush en Florida y por ende la Presidencia.

Por lo tanto, Trump no va a inventarse nada que no haya ocurrido.

Como suele pasar en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial, su destino se decidirá en Washington. Todo apunta a que no habrá ni tratado UE-RU ni amistad ni buena convivencia por un tiempo mientras un señor arropado por la extrema derecha viva en el 10 de Downing Street. En un país que hace bandera de la piratería y la honra, cantemos y riamos sus canciones con una cerveza en la mano, sin mascarilla y viendo como nuestros vecinos mueren en el silencio ante la indiferencia de una sociedad ensimismada.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required