Una de las desgracias que la humanidad sigue sin extirpar son los abusos sexuales. Muchos de estos abusos encuentran cobijo en instituciones que desempeñan  una labor fundamental en nuestras sociedades porque tienen un control político, económico y emocional, y sus tentáculos llegan hasta el último rincón. Cito ejemplos: las religiones monoteístas judía, cristiana y musulmana y las recientes instituciones que en el último siglo han realizado una función  parecida, pero  más parcial, en nuestras sociedades, como son los entes gubernativos del balompié. En cada barrio, pedanía, aldea, gran ciudad, hay como mínimo un club de fútbol.

Si haces un recorrido desde el barrio más pobre al más rico, comprobarás que hay dos instituciones siempre presentes, un templo y un campo de fútbol.

“Everton: Nil satis nisi optimum  that means Nothing but the best is good enough”.

En el Reino Unido hay varios entes futbolísticos independientes y no se corresponden con el Estado, a diferencia de España o Italia donde la RFEF con sede en Madrid es la representante en UEFA y FIFA y obliga a la FAF a ser parte íntegra de ella a la fuerza. En Reino Unido el ente futbolero de gobierno principal es The FA, Football Association, junto con la Premier League. The FA regula el fútbol de Inglaterra, las Islas del Canal y la Isla de Man. Escocia, Irlanda del Norte, Gales, Gibraltar (la Andalucía británica), y otros territorios bajo soberanía británica tienen o pueden acceder libremente a su propia institución balompédica independiente de Londres.

 Solo en los JJOO, juegos olímpicos, el Comité Británico Olímpico encarga a una comisión para crear la selección de Gran Bretaña, que representa a los territorios de Inglaterra, Escocia, Gales, Islas del Canal, Isla de Man y aquellos deportista de Irlanda del Norte que no compitan con la República de Irlanda.

“Liverpool: You’ll never walk alone”

Los británicos fueron los inventores de muchos deportes, el balompié, ha sido uno de ellos, pero se les fue de las manos muy rápido. Cito a Michael Robinson, ese inglés que defendió a la República de Irlanda futbolísticamente y acabó como comentarista español. Un hombre que compaginó sus tres nacionalidades como debe ser, con armonía, respeto y denunciando sus problemas, atrocidades y atropellos. Muy crítico contra la Dama de Hierro, por el empobrecimiento de la clase media y trabajadora y el racismo,sobre el que ha pivotado el Brexit. Michael dijo que los ingleses eran buenos creando deportes para que otros países los jueguen mejor, el fútbol en Brasil,  el cricket en la India y el rugby en Nueva Zelanda.

“Arsenal:Victoria concordia crescit that means Victory grows out of harmony”.

Sin duda alguna The FA es de todas ellas la poderosa, porque reúne la santa trinidad, poder político central con el Príncipe Guillermo, el heredero, pero menos popular que el otro; como su Presidente, el económico junto la Premier League, y el social, representado en las miles de familias que practican el fútbol, en Inglaterra, cuando tu equipo juega

toda la familia, desde la bisabuela hasta el recién nacido, llevan la camiseta, la bufanda u otro distintivo.

El balompié inglés tiene el mismo alcance que el sistema educativo, su influencia en la sociedad es palpable con la diferencia de que la educación se suele terminar antes de los 30 años como mucho y solo una minoría, mientras que el soccer, como le llaman en EEUU, es de por vida, bien como practicante, espectador, aficionado, forofo o simple entretenimiento, y para colmo, estar mejor valorado por una abrumadora mayoría.

“Chelsea: Nisi Dominus Frustra that means Without God, it is in vain”.

Una investigación indepediente  determinó que The FA fue negligente y no hizo todo lo que pudo para prevenir el acoso, el abuso sexual y la denigración de miles de niños que practicaron fútbol entre 1970 y 2020. The FA, Premier League y varios de dirigentes de los clubes más importantes de Inglaterra se disculparon por la falta de profesionalización de sus dirigentes en edades formativas, la falta de mentalidad para identificar estos problemas y la incapacidad para evitarlos durante varias décadas.

La investigación concluyó que los entes gubernativos del fútbol habían silenciado ciertos casos con dinero que el mismo club pagaba a la familia del menor, que callaba para no ser señalada; solo despedían al culpable que se iba a su casa con total impunidad. Las propias instituciones borraban cualquier registro de denuncia o queja de sus archivos, concluyendo la investigación privada que hasta 1995 no tenían ninguna denuncia recogida.

Lo asombroso fue el caso que destapó a Berry Bennell, por la denuncia de un jugador que sufrió abusos desde los 11 a los 15 años en el club de Crewe Alexandra. La Corte Británica le sentenció en 2018 a 31 años de prisión por todos los cargos de abusos a menores. Después de haber cumplido una pequeña condena anterior en Florida. Nadie de su club lo denunció. Ningún miembro se percató absolutamente de nada y siempre identificaron los tocamientos con prácticas naturales del ejercicio del fútbol.Hablamos de un club profesional entre la segunda y tercera categoría inglesa. Tengamos en cuenta que en Inglaterra hasta la cuarta división es profesional con regularizaciones bien legisladas.

Se ha calculado que había un grupo entre 300 entrenadores y miembros de clubes que eran sospechosos de actuar dentro de los parámetros de abusos a menores que las leyes actuales recogen, compartían información de menores que se movían de un club a otro. Hablamos de más de 350 clubes de fútbol, una inmensa mayoría de ellos profesionales, y más de 800 víctimas identificadas.

“Tottenham: Audere est facere that means To dare is to do”.

La ONG The NSPCC dedicada a proteger la infancia ofreció un teléfono de atención para que personas que habían sufridos estos abusos pudieran denunciarlos anónimamente. En la primera semana, más de 860 jugadores llamaron y dejaron constancia con una infinidad de detalles de lo que habían sufrido durante años, pero no todos han querido exponerse en público.

“Manchester U:Consilio et Labor that means Wisdom and Effort”.

La denuncia de varios jugadores en edad adulta, las investigaciones de varios medios de información, las denuncias en cascadas cuando se ha dejado de “acusar” a las víctimas y de proteger al “acusado”, cuando las pruebas eran concluyentes, han revelado la imagen oculta de un mundo maravilloso donde la impunidad era su única garantía a costa de la salud e integridad de los niños.

“Manchester C: Superbia in Proelio that means Pride in Battle».

La reiteración de errores se ve favorecida por las expectativas que muchas familias ponen en el futuro de sus hijos. Los padres queremos ver cumplidos en nuestros vástagos los sueños que no pudimos alcanzar, sin preguntarnos si es lo que ellos quieren.

El mundo profesional neoliberal absorbe  y expulsa a la materia prima, en el caso del fútbol, al niño,al adolescente, al hombre, a la niña, a la jovencita y a la mujer, sin piedad. No debemos permitir que la ceguera por alcanzar una meta ideal en nuestra cabeza se convierta en la esclavitud laboral para nuestros infantes. No confiemos  la educación, el desarrollo y la formación de nuestros niños a esos lobos que encuentran cobijo en instituciones ancladas en el pasado, con el interés puesto únicamente en el capital. No empujes a tu hijo al vacío sin asegurarte de que lleva un paracaídas y que sabe cómo funciona.

Después de tanta inoperancia, The FA dispone de unas normas de protección y detección de abusos a menores. Ahí te dejo el link.

“https://www.thefa.com/football-rules-governance/safeguarding/be-on-the-ball”

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *