Alertas informativas en tu móvil

Súmate al mejor canal de alertas informativas de Sevilla en Telegram. Entérate de todo al instante en Sevilla Actualidad

¿Cuánto tiempo falta? Esta es la pregunta que ronda por las cabezas de casi todo el planeta, bueno, de los que no padecemos guerras, desastres naturales, golpes de estados, violencia pandillera, extorsión, desahucios, bancarrotas provocadas para desahuciar, ébola, hambrunas…

El cansancio nos ha inundado hasta las cejas. Las noticias son un berreo constante de contradicciones y sinsentidos, no hay una noticia que se asemeje a la realidad sin antes haber sido manipulada.

“The Highland welcome»

Una fatiga perenne que te deja exhausto, ido, desquiciado, anonadado, ausente…Ya no hay mañana ni planes, las cenas con amigos se acabaron para los ciudadanos responsables, incluso los egoístas cabezas huecas cuando se saltan las normas no están cómodos, porque en el fondo, el gusanillo de la propagación anda ahí, merodeando en el aire, en cada palabra que sueltan por la boca, en ese beso gesticulado pero imitado para fingir que se hace algún tipo de distanciamiento, en ese cubata compartido como arma de seducción juvenil…El virus sigue presente, y la estupidez humana vigente.

“When death’s dark stream»

¿Dónde está la peor situación? Según a quién le preguntes te dará una respuesta diferente.

Si hacemos un paralelismo es lo mismo que si entras en urgencias en un hospital y preguntas a quién le duele más o considera que está más grave. Sin duda la embarazada, el carpintero con un dedo machacado por un martillazo, el soldador con una pizca de metal en el ojo, la ciclista con el codo dislocado…Todos están sufriendo y no se puede categorizar en una escala a simple vista. Lo mismo ocurre con las ciudades, comarcas, naciones, estados y superestados.

Sin embargo, ha sido un hecho diferencial que aquellos lugares en donde no creían en el virus, o no se le daba importancia o se le reía las gracias a Trump, como Reino Unido, Brasil, EEUU por supuesto, Suecia, en regiones de la meseta española…la situación siempre ha ido a peor y mucho más lejos de estar controlada, y para colmo hacen un efecto dominó sobre los territorios aledaños.

“ a time that surely shall come;»

Debemos añadir a esta situación las políticas de privatización en situación de pandemia. Esto ha sido una constante en el Reino Unido. Recorte salarial y de personal, se han creado puestos de trabajo que conllevan una responsabilidad enorme, retribuidos con salarios más bajos, falta personal cualificado y se han internacionalizado ciertas aéreas con una celeridad abismal. En Brasil han sido expulsados médicos cubanos de zonas rurales que nunca han sido reemplazados (esta situación empezó antes de la pandemia), se ha negado la asistencia a personas con pocos y medios recursos. En el centro de España se ha cedido a empresas de comida rápida la gestión de la asistencia a familias sin recursos, dándoles comida basura, se ha construido un hospital con sobrecostes para presidentes de equipos de fútbol; en un país decente, hospitales así no podrían abrir las puertas, porque le falta de todo.

“I Ferry o’er’

En Andalucía, también nos luce el pelo. El presidente Moreno va a cerrar la única institución andaluza y del estado de salud que se dedica a la investigación, la colaboración y la sinergia con otros entes europeos de salud, la Escuela Pública de Salud, situada en Granada. Su cierre repercutirá en esta ciudad que obviamente no atraviesa su mejor momento. Nuestro Presidente solo ve duplicidades en sanidad, en educación, en la televisión, en todo lo público; en cambio, cuando se habla de dar apoyo a lo concertado en educación y sanidad todo es poco, teniendo en cuenta que esos servicios son solo para unos poquitos, quienes puedan pagarlo. Han abierto el llamado hospital Militar de Sevilla, pero lo han hecho al estilo “Zendal”, pocas plantas y con el personal del hospital Virgen del Rocío. ¡Así no! No desvista a un santo para vestir a otro, porque estamos en las mismas.

No se avanza en parar el virus porque no se invierte ni en sanidad ni educación. Inversiones muy necesarias, la primera para priorizar unos recursos que atiendan a la diversidad de la población; la segunda, para que nos enseñen a diferenciar la mentira-propaganda de la verdad, porque durante mucho tiempo se ha podido mirar hacia otro lado, pero ahora nos afecta directamente a todos los que vivimos en occidente.

“ I am heaven itself I will ask no more»

En el Reino Unido, nuestro aristocrático y despeinado líder nos hizo un teatrillo casi lagrimoso pidiendo perdón por las víctimas que habían fallecido. ¡Babieca!  Obviamente un asesor, de los tantos que tiene, le habrá aconsejado ser un poco más cercano, pero que lo crea quien quiera. No puedes llorar por un lado y con la tijera en el otro para regalárselo al nietísimo de Churchill y compañía, a sus colegas, a su gente, como decimos en casa.

Unimos a todo esto la guerra de las vacunas, las relaciones con la UE no van bien. La empresa británica-sueca Astrazeneca ha vendido más vacunas de las que puede generar y no tiene para abastecer a la UE, para agravar la tensión, el RU ha dicho que las dosis que hay en territorio británico de esa empresa no se van a compartir. No me extraña, con la deriva que lleva el reino británico desde hace ya bastantes años. Si esto ha sorprendido a los analistas en Bruselas, que busquen otro trabajo entonces.

Finalmente haré referencia a dos temas que afectan a dos grupos sociales importantes en Reino Unido, los emigrantes y los escoceses.

“ I am heaven itself I will ask no more»

 Hay un plan de retorno del emigrante en el Reino Unido. Este plan fue creado por la Dama de Hierro para que los caribeños que habían sido invitados a reconstruir el Reino Unido después de la WWII se fueran, así dejaban libre sus viviendas, sus puestos de trabajo y el gobierno británico se ahorraba las ayudas sociales que recibían. El gobierno les pagaba el boleto de vuelta a la familia entera y una compensación económica. Los ciudadanos europeos estamos en gracia porque ahora podremos acogernos a ese programa a partir de junio/septiembre, cuando la burocracia británica deje de aceptar varios documentos oficiales como DNI o a quienes no hayan legalizado su situación, aunque no hayan podido por retrasos del gobierno británico o por el cierre de embajadas como ocurre actualmente. La frontera para los ciudadanos siempre será más rígida que para las cajas de cartón con latas de conserva.

Escocia se quiere ir. La Primera Ministra Escocesa está gestionando la crisis con mucha decencia para las herramientas que tiene, está dispuesta a celebrar el segundo referéndum ya que las condiciones han cambiado. El principal argumento contra la independencia escocesa era que se quedaba fuera de la UE, se gana por poco, dos años más tarde sacan a Escocia de la UE en su contra, resulta irónico. Escocia ha conseguido con el Brexit lo que antes no tenía y no tienen otras naciones, ni Kosovo ni Israel ni la República China ni República Saharaui… El apoyo de la Comunidad Internacional en un referéndum, si gana pasará a ser reconocido como nación independiente. Teniendo en cuenta lo revueltos que han sido estos años en el Reino Unido, no apostaría en contra de Escocia, después de la pandemia y el Brexit consumado, es la Gran Little England.

“ Than just the Highland welcome- Robert Burns».

Familia, luchen y reclamen sanidad pública, si no, la entrada en el cortijo de los callaos estará más cerca que nunca. Un país sin sanidad pública de calidad no es un lugar para las personas.

¡Salud!

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...