La vertiginosa velocidad de las noticias y la actualidad política nos ha nublado la mirada de lo importante, en favor de lo urgente. Vivimos en un mundo en el que importa más comentar la última polémica en Twitter que pararse a reflexionar sobre lo dramático de lo que acontece a nuestro alrededor.

Da igual si son inundaciones producidas por el cambio climático, movilizaciones de mujeres afganas en pro de sus derechos contra los criminales talibanes que les gobiernan o las decenas de muertes en un salto a la valla de Melilla. Todo ello dura en el debate público hasta que la siguiente última hora o tendencia informativa tarden en aparecer en los informativos y redes sociales.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Daniel Pérez

Daniel Pérez

Andar y contar es mi oficio. En Twitter @daniperezweb_