Nueva York, 28 de junio de 1969. Alrededor de 200 personas son expulsadas del bar Stonewall Inn, localizado en el barrio de Greenwich Village. ¿Por qué? Por no complacer a los estereotipos. Por no seguir la regla de lo heterosexual y lo cisgénero. Por salirse de lo que siempre ha imperado en nuestra sociedad, algo a lo que el colectivo LGTBIQ+ ha conseguido poner un nombre: la cisheteronormatividad.

Era la segunda vez aquella semana. Esta vez, seis policías, verdugos del sistema, comenzaban otra redada en uno de los bares de ambiente gay más conocidos de la zona. En un país en el que quien se reconocía abiertamente como homosexual no podía trabajar para el gobierno federal o el ejército, y a quien se le negaba la licencia para ejercer muchas profesiones, como la medicina, ese día supuso un hito histórico, la llama que encendió la mecha del Orgullo. Esa noche de verano, lesbianas, gays, personas transgénero y drag queens, decidieron plantarle cara a la policía. Cansados de huir, de esconderse, se convirtieron en la ofensiva, y el sistema, en la retirada. Y así, la noche siguiente, y la siguiente, y la siguiente, durante 4 días, Stonewall Inn se convirtió en el escenario de una multitud dispuesta a luchar por sus derechos.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Marta Gil Riesco

Relaciones Internacionales y Comunicación. Joven andaluza y algecireña preocupada por la realidad del mundo. Con la oreja puesta en las personas. En twitter: @martagilriesco