Revisas una y otra vez los horarios de tus artistas favoritos en la cola, como si no lo hubieras hecho cien veces ya, mientras esperas a entrar. La expectación por lo que se viene se nota en la gente. Ambiente de festival, buen tiempo, felicidad, amigos y adrenalina musical. 

Los nervios cuando pasas a acreditarte y ves el recinto abarrotado se contagian y se entremezclan con las ganas que tienes de escuchar tu canción favorita. Vas a la barra de cabeza para paliar la exaltación y el azotador calor sevillano. Entras con los nervios a flor de piel. Es verdad, no estás soñando, tras tres años vuelves a los festivales. 

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Daniel Pérez

Daniel Pérez

Andar y contar es mi oficio. En Twitter @daniperezweb_