Hay cosas que el covid-19 nos ha traído para reflexionar. Desde el inicio de la pandemia parece que estemos «algo» más abiertos a visibilizar y a hablar sobre problemas psicológicos y emocionales. Digo algo, porque desde luego, jamás podría decir que esté todo ganado y tampoco que hayamos recorrido mucho camino nuevo.

Ha tenido que venir una catástrofe mundial a abrirnos los ojos y a recordarnos que los seres humanos no solo estamos hechos de carne y hueso, y que cuidar de nosotros significa también cuidar de nuestra energía emocional.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Marta Gil Riesco

Relaciones Internacionales y Comunicación. Joven andaluza y algecireña preocupada por la realidad del mundo. Con la oreja puesta en las personas. En twitter: @martagilriesco