Me propuse tres artículos más atrás (o sea, al comienzo de esta andadura) desvincularme emocionalmente de lo que fuera escribiendo. No hablar de uno mismo, de tal manera que esto no se convirtiera en una exaltación de auto-ego o en un remedo de ciertas columnas periodísticas que pululan por ahí. Y, sin embargo, ha irrumpido el mes de marzo con toda su fuerza y no puedo más que darle vueltas a ciertos asuntos.

Por Germán Terrón. Lo primero que se me viene a la mente es como esta ciudad, en medio de tanta mediocridad y tanta crisis y de estar siempre tan debajo de todos esos ránking que nos sitúan siempre en últimas posiciones, tiene siempre la asombrosa capacidad de venirse arriba y conjurar todo lo que se le viene en contra. Es como si estuviera aletargada esperando su momento.

Hay quien pueda llamar a esto indolencia, autocomplacencia u ombliguismo. En otros sitios, sin embargo, está bien visto el chauvinismo parisino o barcelonés. Pero no confundamos las cosas. No me gusta tampoco la postura de esto es lo mejón del mundo, que tanto daño nos hace. Una dosis de espíritu exponoventaydos cada cierto tiempo le vendría muy bien a Sevilla para que, sin dejar de ser ella misma, estuviera constantemente en alerta y abierta al mundo como lo que siempre fue y parece que no quiere ser ahora: cosmopolita.  

Pero llega marzo y la ciudad renace. Y yo con ella. Ahí estamos en estas que me cambia el humor, la manera de ver las cosas, el interés por uno mismo y por los demás. A veces me sorprende que me pueda influenciar de una manera tan drástica el paso de las estaciones y el tiempo meteorológico. Pero es así. Y no hay explicación racional que valga.

En lo personal (al igual que la ciudad) entro en estos días en los que para mí son días importantes, fuertes, frenéticos. Un tiempo en que siento que todo está en ebullición. Si el ánimo de la ciudadanía está decaído por el contexto económico-social que nos ha tocado vivir, no podemos desaprovechar estos recursos que se nos dan gratis y en bandeja para darnos cuenta que son las pequeñas cosas del día a día lo que realmente es importante. ¡Vamos a aprovecharlo, que no cuesta nada!

Christopher Rivas

Christopher Rivas

Licenciado en Periodismo y Máster en Sociedad, Administración y Política, puso en marcha el 'Proyecto Deguadaíra', germen de Sevilla Actualidad. Ha pasado por El Correo de Andalucía, Radio Sevilla-Cadena...