Y qué si levanto la voz, por Belén Zurbano

El Grupo Gallardo pretende echar a 22 trabajadores de uno de sus medios estrella, El Correo de Andalucía. Ni expedientes de regulación ni redimensiones de plantillas ni… boquerones (ejem) en vinagre. Son más trabajadores a la calle.

 

Belén Zurbano Berenguer. Estos son los daños colaterales de la búsqueda a toda costa del beneficio empresarial. La dinámica del conglomerado, la acumulación y la multiplicación exorbitada de beneficios también está pasando factura a nuestros medios de comunicación, aquellos que deben velar por ese derecho consagrado fundamental de comunicar o recibir libremente información. 

Está el derecho de una vigencia que asusta si echamos a los periodistas a la calle ante el menor desajuste presupuestario. Dinero hay, la siderúrgica no se cierra. De hecho, el periódico tampoco. Sencillamente van a dejar de pagar unas cuantas nóminas. Se reducen los costes (24% de la plantilla), se le pone un eufemismo (ERE) y nos lo tragamos, el resto de los periodistas y de la ciudadanía, como si fueran los ya manidos “daños colaterales” que espíritus belicistas del otro lado del Atlántico nos han enseñado a asumir. 

El Grupo Gallardo no actúa con honestidad –qué pretenciosidad-  si no teniendo capital para mantener un medio, quiere rebajar su calidad pero continuar con su aventura empresarial. Porque mira por donde, este medio no puede pagar a trabajadores, pero acaba de solicitar a la Facultad de Comunicación 10 becarios. No es moco de pavo. Son 10 personitas con ganas –se supone- y tiempo para hacer todo eso que deben hacer los trabajadores: ir a ruedas de prensa, entrevistar, escribir, informar a la ciudadanía… pero sin un contrato y un sueldo justos. 

Además, El Correo, que tan poco dinero tiene que ha de despedir a sus trabajadores, es de los pocos, poquísimos, medios que pagan a los becarios en este tipo de prácticas. Digamos eufemísticamente que 150 euros al mes de retribución pueden considerarse “pagar”. Dios, estoy ya tan inmersa en la lógica del sistema que hasta capto que esa miseria que no cubre ni los gastos de desplazamiento pueda llegar a ser considerado un pago por prestación de servicios. Socorro, el sistema me absorbe. 

Anticipo que soy nefasta con los números: 10 becarios a 150 euros el mes supone que el paquete completo de informadores “en prácticas” les sale a… 1.500 euros. Mmm… ¿me recuerdan solo a mí estos números a los de una nómina? Pues nada, por este módico precio por el que contrataríamos a un licenciado con su seguridad social y demás chorraditas del pseudo estado del bienestar, tenemos a diez currelas sin terminar su carrera “en prácticas de formación”. Y la formación consiste en hacer lo que van a hacer los demás compañeros, durante las mismas horas en ocasiones. 

Ah, la “formación” de estas 10 criaturas dura hasta diciembre, según la convocatoria, o sea, que el Correo seguirá en una crisis terrible hasta 2011 por lo menos. Entonces, volverán a pedir becarios.

 (http://sevilla-justa.blogspot.com/2010/05/ere-de-el-correo-de-andalucia.html) 

Esto es para que todos los que han pisado alguna vez una Facultad de Comunicación, se emocionen un rato, pensando, soñando, que, otras reacciones son posibles, que “juntos podemos”. Y no sólo cuando se trata de balones.

www.SevillaActualidad.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *