Desde las primeras etapas de nuestra vida, la concepción y la importancia del ahorro es una de las primeras enseñanzas que recibimos en materia económica. Pese a los múltiples condicionantes que existen que pueden determinar de manera directa nuestra capacidad de ahorro, podemos encontrar múltiples formas de rentabilizar al máximo cada euro que ingresamos.

Adquirir un hábito de ahorro debe convertirse en uno de nuestros grandes objetivos. Nunca podemos prever cuándo vamos a tener un imprevisto que requiera de un gasto extra. Para conseguirlo, la constancia es una de las claves.

¿Cuál es tu meta de ahorro?

Disponer de un objetivo de ahorro nos ayudará a planificar el resto de acciones que vamos a llevar a cabo para poder alcanzar nuestra meta. Es importante que establecer una meta de ahorro sea uno de los primeros pasos que recorramos en el momento de planificar nuestra economía doméstica. De este modo, podremos conocer cuál es el presupuesto total con el que contamos para dedicarlo a las diferentes áreas que componen nuestro día a día.

Además, también nos permitirá mantener la motivación en el largo plazo. Sin duda, uno de los grandes desafíos cuando comenzamos a ahorrar sin, aparentemente, ningún motivo. Debemos entender el ahorro como una inversión a medio y largo plazo.

Escoge bien todos tus seguros

Son muchos los seguros que podemos encontrar actualmente en el mercado: de coche, de moto, de hogar, de mascotas… Durante los últimos años han ido emergiendo múltiples compañías que nos prometen el precio más económico del mercado. Sin embargo, en el momento de comparar, nos damos cuenta de las múltiples diferencias que pueden llegar a aparecer entre ellas.

Un buen recurso puede ser llevar a cabo la contratación de todos nuestros seguros con la misma compañía. A menudo, contratar todos los seguros con una misma aseguradora puede ayudarte a tener más control sobre las cuentas e incluso ahorrar algo de dinero. Algunas de las principales compañías líderes que podemos encontrar en el sector de las aseguradoras nos permitirán poder acceder a una amplia oferta de opciones con las que satisfacer todas las necesidades con las que contemos.

Durante los últimos años, además, con el auge de internet es posible llevar a cabo toda la tramitación de este tipo de productos de una forma cómoda, sencilla y, sobre todo, rápida. Sin tener que invertir una gran cantidad de tiempo para comenzar a disfrutar del ahorro.

¿Conoces los gastos hormiga?

Bajo la nomenclatura de gastos hormiga se hace referencia a todos aquellos gastos que se encuentran en nuestro día a día, que no están planificados y que tienen un importe muy bajo. Lo suficiente para que parezcan imperceptibles en nuestra economía diaria. Pero que, en su conjunto, pueden llegar a suponer una importante partida presupuestaria.

Hacen referencia a las compras por impulso, aquellas que se llevan a cabo sin haberlas reflexionado previamente. Así como al pago de las tarifas adicionales por un servicio básico, como las que podemos pagar en las aerolíneas para mejorar la ubicación de nuestro asiento. Otros gastos rutinarios, como compras en el supermercado que están fuera de la lista de la compra o las comidas que hacemos fuera de casa sin haberlas previsto previamente también entrarían dentro de esta categoría.

Analiza tus productos financieros

Durante los últimos años, las comisiones en los productos financieros se han asentado como una característica común entre todos los productos. Sin embargo, conviene saber que todavía existen una gran cantidad de cuentas que nos permiten disfrutar de toda la operativa sin que generen ningún tipo de coste. En la mayoría de los casos, a cambio de domiciliar una nómina o nuestros recibos habituales.

Explorar el mercado en busca de cuáles son las entidades bancarias que pueden ofrecernos mejores condiciones puede convertirse en una inversión que nos reporte un importante ahorro a final del año. La irrupción de la banca online también puede ayudarnos a encontrar una solución más ventajosa para nuestra economía.

Analiza las marcas blancas

En el supermercado, las marcas blancas han asumido un creciente protagonismo desde hace ya varios años. En muchos casos, sus productos están elaborados por los mismos fabricantes que los de las marcas tradicionales, suponiendo un gran ahorro al consumidor sin renunciar a la calidad. Si logramos que nuestra cesta de la compra se nutra principalmente de este tipo de marcas, podremos disfrutar de un importante ahorro en nuestros presupuestos semanales.

La amplia variedad que podemos disfrutar en la actualidad nos permite cubrir con todas nuestras necesidades nutricionales sin necesidad de tener que gastar un euro de más. Siendo uno de los tipos de productos más recomendados que podemos encontrar en materia de ahorro.
Disponer de una buena planificación en nuestra economía doméstica es esencial para poder cumplir con las metas de ahorro fijadas previamente. Sigue nuestros consejos, controla cada uno de los diferentes presupuestos, y asegura la salud de tu economía sin cambiar drásticamente tus hábitos diarios.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario