comida-navidad-buen-comer

El estrés, nuestro enemigo para adelgazar

Signos en nuestro cuerpo de la falta de vitaminas y minerales

Podemos decir que ha llegado la Navidad y con ella las grandes comilonas en las que si no ponemos un poco de nuestra parte, podemos echar por tierra el esfuerzo hecho durante todo el año.

Según los estudios cada español engordará una media de 2,5 kilos. En este artículo vamos a dar algunos consejos para conseguir mantenernos y que llegue enero sin que esta época haya hecho estragos en nuestro cuerpo.

1. Podemos diseñar menús navideños más ligeros que permitan disfrutar del placer de sabores exquisitos de recetas elaboradas para ocasiones especiales, sin renunciar a mantener una alimentación equilibrada y sana. Elegiremos entrantes ligeros y vegetarianos, ya que la fibra vegetal sacia y calma el apetito. Para los platos principales las ensaladas y los germinados son el acompañamiento perfecto que nos ayudará a una buena digestión y en el caso de los postres, mejor elegir la fruta fresca teniendo en cuenta que caerán más de un turrón y mantecado, aunque es importante que sea de forma comedida y sin abusar más de lo necesario.

2. Debemos escoger porciones de alimentos más pequeñas. No es necesario que probemos absolutamente todo lo que veamos en la mesa, y un truco que siempre funciona es la de servirnos la comida en platos pequeños. Es importante que dejemos de comer en el momento que nos sintamos saciados, algo que no siempre se cumple.

3. Si algo no nos gusta no debemos comerlo. Un estudio demuestra que si tenemos delante palomitas rancias nos la comemos . Hay que tener presente que ser amable es compatible con comer poco de un plato que no apetece demasiado.

4. No llegues a la mesa con un hambre voraz. Si ayunamos durante varias horas antes de una comida seguramente ingeriremos mucho más de la cuenta. Procura comer algo y en las horas de siempre. Ten en cuenta que normalmente cuando nos sentamos a comer con mucha hambre escogemos los alimentos más calóricos.

5. Debemos intentar el día después de una comida típica de estas fechas compensar, en este caso no sería una mala idea pasar un día a base de fruta fresca, verdura y alguna carne magra. Otra opción sería el compensar una cena copiosa con almuerzo ligero, o bien un almuerzo copioso con una cena ligera. El truco será intentar que el cómputo de calorías ingeridas diariamente no sea superior al gasto calórico, y aunque en algunos días será difícil conseguirlo, tenemos que intentar que así sea en la mayoría.

6. No dejes de hacer deporte, es un error pensar que como vamos a comer más, para qué nos vamos a mover. Piensa que aunque sólo hagas ejercicio físico un par de veces a la semana conseguirás restar calorías que contarán en el balance total de las navidades. Y además mientras nos movemos, ¡no comemos!

Un estudio publicado en agosto de 2010 en la revista Nutrition & Metabolismo mostró que el aumento de grasa corporal que se produce después de un tiempo concentrado de “hiperalimentación y sedentarismo” se mantendría hasta un año después de este periodo.

Por tanto será interesante poner en práctica cada uno de estos consejos que nos permita llegar a enero con nuestro peso de siempre y sin la necesidad de querer hacer locuras como las que muchos llevan a cabo pasado el tiempo de grandes comidas navideñas.

Avatar

Almudena Cerquera

De padre sevillano y madre granaína, sevillana a fin de cuentas y trianera por adopción. Es técnico superior de Dietética y Nutrición. Como le gusta predicar con el ejemplo, mantiene una alimentación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *