ensalada-picjumbo

Seguro que llegadas estas alturas de la primavera muchos han decidido empezar una dieta para conseguir llegar al verano sin esos kilos molestos que se han cogido durante el invierno.

Puede ser que los resultados no estén siendo los esperados y se estén cometiendo algunos fallos que pueden estar poniendo en riesgo su salud o impidan conseguir los objetivos marcados.

Un dato muy importante, que se debería tener en cuenta, es que para adelgazar de forma saludable se debe perder entre 0,5 y 1 kg a la semana, no más.

Vamos a analizar 10 de los posibles errores que se podrían estar cometiendo:

1.- Saltarse el desayuno o cualquier comida. Podemos interpretar como algo lógico que si no ingerimos alimentos nuestro cuerpo quemará más calorías y podremos deshacernos de nuestros depósitos de grasa, pero la realidad no es esa, ya que nuestro organismo es lo suficiente inteligente como para “ahorrar” en periodos de ayuno, por lo tanto lo único que conseguiremos es el efecto contrario, ralentizando el metabolismo y acumulando grasa en el momento en que volvamos a ingerir alimentos. Además podemos llegar a fomentar los temidos atracones.

2.-Dejarse guiar por la gran cantidad de mitos que existen. Los hidratos de carbono no engordan; el agua en las comidas es sana y no aumenta el peso ya que tiene cero calorías; los alimentos light no adelgazan; la fruta es necesaria y está cargada de vitaminas y no de calorías; el aceite de oliva es necesario; un día a líquidos no adelgaza; los nervios no engordan.

3.- Cenar solo fruta. No siempre son idóneas las cenas a base de fruta, si no se enmarca en un plan alimenticio completo y saludable, puede desplazar a otros alimentos que son necesarios en la alimentación. Es cierto que por la cantidad de agua que tienen pueden tener un efecto diurético.

4.- Restringir una dieta sin asesoramiento profesional. El hecho de descartar algunos alimentos durante una dieta no siempre es acertado, por eso es necesario acudir a un profesional que nos asesore sobre los alimentos que debemos y no debemos consumir, además de ordenarlos de la mejor forma a lo largo del día. Como ya hemos comentado antes, el hecho de llevar a cabo esto sin supervisión, podría llevarnos a sufrir las consecuencias de un metabolismo más lento.

5.-No beber suficiente agua. Debemos consumir entre 1,5 y 2 l de agua al día, en personas que realizan ejercicio o algún tipo de deporte la cantidad será más elevada. Hay gente que cree que evitando consumir agua, evitará la retención de líquido, pero en realidad lo que consiguen es el efecto contrario. Los riñones están preparados para eliminar diariamente esa cierta cantidad de agua, si no existiera ningún tipo de patología, y necesitamos estar continuamente depurando el organismo, la forma en que lo haremos será bebiendo una correcta cantidad de líquido. Podemos ayudarnos con infusiones sin azúcar, pero debemos evitar refrescos y zumos envasados que lo único que lograrán es aportarnos una gran cantidad de calorías vacías sin ningún enriquecimiento nutricional.

6.- No realizar ejercicio físico. Como ya es habitual en todos los artículos, vuelvo a hablar de la importancia de la actividad física a la hora de perder peso y mantenerlo. Media hora diaria de una caminata a buen ritmo te puede ayudar a conseguir mejores resultados de los que crees.

7.- No descansar lo suficiente. El descanso es mucho más importante de lo que pensamos a la hora de bajar de peso. Varias investigaciones han demostrado que dormir mal una noche hace que al día siguiente podamos ingerir muchas más calorías de las que necesitamos, especialmente alimentos azucarados y grasos que nos ayudarán a conseguir la energía de forma rápida. El sentirnos cansados también influye en nuestro estado de ánimo, que a la vez puede influir en nuestra fuerza de voluntad. Por tanto dormir las horas suficientes y sentirnos con energía impulsará la pérdida de peso.

8.- Pensar que se trata de unos hábitos momentáneos y no unos hábitos que marquen tu alimentación para el resto de tu vida. De nada vale cambiar los hábitos alimenticios durante un tiempo porque si una vez que alcancemos el peso deseado volvemos a comer como antes de empezar la dieta seguro que todo nuestro esfuerzo nos llevará a un fracaso rotundo y a volver a recuperar el peso. Debemos plantearnos que no se trata de hacer dieta, si no de adquirir unos hábitos alimenticios saludables que nos ayuden a mantenernos en nuestro peso por el resto de nuestra vida.

9.- Seguir una “dieta milagro”. Serán la consecuencia del fracaso absoluto de tu pérdida de peso, ya que como hablamos en el primer artículo fomentan el “efecto yo-yó”.

10.- Usar productos para adelgazar. Ten mucho cuidado con todos esos productos que se venden a través de páginas web y tiendas no especializadas y prometen cosas como adelgazar 10 kilos en 15 días, o barbaridades de ese tipo. Muchos de ellos no pasan por controles de las autoridades sanitarias y pueden tener consecuencias graves para la salud.

Avatar

Almudena Cerquera

De padre sevillano y madre granaína, sevillana a fin de cuentas y trianera por adopción. Es técnico superior de Dietética y Nutrición. Como le gusta predicar con el ejemplo, mantiene una alimentación...