Inteligencia artificial
Inteligencia artificial / PE

La inteligencia artificial avanza a pasos agigantados, introduciéndose cada vez en nuestras vidas y abarcando, poco a poco, todos los campos posibles. Es el caso de ChatGPT, la inteligencia artificial que está revolucionando el mundo de la comunicación tal y como lo conocemos. ChatGPT es un sistema de chat basado en el modelo de lenguaje por Inteligencia Artificial GPT-3, desarrollado por la empresa OpenAI. Cuenta con más de 175 millones de parámetros y está entrenado con grandes cantidades de texto para poder realizar tareas que tengan que ver con el lenguaje.

Esta inteligencia artificial es capaz de traducir un texto, mantener una conversación en cualquier idioma (y retener la información de la misma), e incluso generar un texto de la extensión, la temática o el tono que se le pida.

Todas las inteligencias artificiales son entrenadas a base de preguntas, para que así puedan entender cualquier cosa de la que se le hable, y puedan responder de manera coherente. Es el caso de ChatGPT, cuyos algoritmos están preparados para dar respuestas precisas y de varios párrafos, aportando detalles y adjetivos que hacen difícil distinguir si se trata o no de una persona.

Además de responder a las preguntas que se le plantean, esta inteligencia artificial es capaz de recordar todo lo que se ha estado hablando, por lo que le da coherencia y contexto a la conversación. De esta forma, cada vez que se le pregunte algo relacionado con lo anterior, no habrá que volver a darle toda la explicación.

¿Cómo usar ChatGPT?

Usar ChatGPT es bastante sencillo, además de gratuito. Tan solo habrá que entrar en su página web y registrarse con un correo electrónico. Una vez que llegue el email de confirmación, se podrá acceder al servicio y comenzar a usar el chat.

A pesar de que está configurado en inglés, se le puede pedir que hable en cualquier idioma. Los expertos aseguran que, al principio, es recomendable hacerle todo tipo de preguntas para explorar todo el potencial que tiene. El ingenio a la hora de plantear preguntas es clave para obtener resultados sorprendentes.

El único «inconveniente» es que todo lo que se hable con esta inteligencia artificial quedará registrado, por lo que se debe evitar incluir datos personales.

¿Qué le puedo pedir a ChatGPT?

ChatGPT puede utilizarse para infinidad de tareas. Tan solo tienes que pedirle el número de palabras, la temática y el tipo de lenguaje, y esta inteligencia artificial construirá el relato deseado en cuestión de segundos. Desde artículos, eventos históricos, redacciones de cualquier tipo, hasta guiones de YouTube o TikTok, con un lenguaje más desenfadado. Además, también se le puede pedir que lo escriba con un determinado acento, como el andaluz, por ejemplo.

ChatGPT puede, además, hacer fichas específicas de productos, comparaciones e incluso es capaz de recomendarte qué móvil comprar. Puede escribir poemas originales, contar chistes o hablar sobre cultura general.

Son muchas las posibilidades que hay con esta aplicación, que sigue desarrollándose y que, en conceptos, nombres o fechas, todavía podría aportar datos erróneos, por lo que es aconsejable no fiarse de todo lo escrito al 100%.

La inteligencia artificial y la educación

Muchos alumnos han visto con esta aplicación una forma de «librarse» de los trabajos de redacción del instituto o la universidad. Es por ello que, muchos docentes, están preocupados por la aparición de la misma. Algunos, incluso, se han planteado volver al papel en ciertas tareas para evitar el plagio. Sin embargo, otra parte de los profesores lo ven como una nueva forma de seguir avanzando en la convergencia de tecnología y educación.

Y es que la destreza y la precisión de esta inteligencia artificial hace muy complicado distinguir si el texto ha sido escrito por una persona o por una máquina. Se trata de un «problema» o de una nueva «forma de enseñar» que los docentes tendrán que atajar.

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.

Deja un comentario