La Laver Cup, el torneo de tenis en el que se va a retirar Roger Federer, ha vivido este viernes un episodio que afortunadamente solo ha acabado con un susto. Durante un descanso de uno de los partidos de la Laver Cup, un joven activista ha saltado al terreno de juego y se ha prendido fuego al brazo a modo de protesta por el uso de los jets privados en Reino Unido.

En la camiseta del joven se podía leer End UK private jets (terminar con los jets privados en el Reino Unido) y tras prenderle fuego a su brazo y apagarlo al instante por el dolor que estaba sufriendo, se ha quedado sentado en la pista de tenis del O2 Arena de Londres.

En el momento de prenderse fuego, el activista provocó que parte del fuego se quedase encendido en el campo de tenis de la Laver Cup, que rápidamente fue apagado por varios guardias de seguridad. El joven no mostraba ninguna intención de moverse, por lo que tuvo que ser llevado a rastras entre tres guardias.

Deja un comentario