La ministra Teresa Ribera conversa con sus homólogos europeos. Ministerio para la Transición Ecológica.

La Unión Europea ha acordado reducir los beneficios de las compañías eléctricas. Esto ha sido el resultado de la reunión que han mantenido este viernes los ministros de Energía de los 27 países integrantes de la Unión. Además de esto, se limitarán los precios del gas y se impondrá la reducción de electricidad.

Las medidas que se han acordado en el debate han sido anunciadas por la presidencia del Consejo, que en estos momentos está siendo ejercida de manera rotatoria por Josef Sikela, que regenta la cartera de Energía checa. Sikela ha expresado que en el debate ha habido diferentes puntos de vista y no ha sido una disputa fácil. «El nivel de precios de la energía y electricidad en la actualidad genera inflación y perjudica la economía europea, debilitando la competitividad y genera tensión social», aseveraba.

El ministro checo ha reconocido que han identificado los puntos donde deben actuar: «limitar los ingresos de los productores de electricidad con bajos costes de producción, con inversión solidaria de empresas de combustibles fósiles; esperamos que la Comisión introduzca una intervención urgente para limitar el precio del gas; también medidas para una coordinada reducción de la demanda de electricidad. Los ministros han pedido medidas también que ayuden a resolver el problema de la liquidez».

Estas propuestas fueron anunciadas esta semana por Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, quien aseguró que se debía intervenir en el mercado eléctrico y gasístico: «queremos sustraer parte de los beneficios excesivos de las empresas energéticas y ponerlos a disposición de los ciudadanos que no pueden permitirse este ajuste». El próximo martes se espera que la Comisión dé a conocer un primer borrador de leyes al respecto.

Recortar en el consumo de electricidad

Es otra de las medidas que la Comisión Europea ha acordado, reducir el consumo eléctrico por parte de todos para afrontar la crisis energética que Europa afrontará este invierno. La medida que se adoptará en este sentido obligará a los países miembros a reducir su consumo de electricidad en un 5%.

Ante esto, Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica de España, se mostró segura de que España se queda fuera de esta obligación ya que, como ha asegurado en otras ocasiones, la situación energética de España es bastante mejor que otros países de Europa por su poca dependencia del gas ruso. «Estamos en una relativa buena posición para afrontar el próximo invierno con las máximas garantías», aseguraba Ribera ante el resto de ministros de la Energía de Europa.

Manuel Rocha

Manuel Rocha

Periodista andaluz. @_manuel_RG_ en Twitter.