Una niña de seis años de una escuela de Michigan, en Estados Unidos, emborracha a su clase tras una «pequeña» confusión. La niña que provocó la primera borrachera de sus compañeros de clase llevó a la escuela una botella con que estaba decorada con dibujos y colores llamativos, lo que a ella le incitó a pensar que contenía zumo, cuando en realidad era tequila.

De ella bebieron varios de sus compañeros y cuando los padres fueron a recoger a sus hijos del colegio apreciaron cómo los niños presentaban claros síntoma de haber consumido alcohol. Han sido Según diversas cadenas de televisión del país norteamericano, las que han revelado que lo sucedido ha sido por la confusión de la niña, que pensó que era zumo una botella de tequila de José Cuervo, con una una graduación del 10%.

La niña cogió unos pequeños vasos que se encontró en el aula y empezó servir chupitos a un grupo de compañeros sin estos saber de qué se trataba. Y estos bebieron hasta que empezaron a encontrarse mal. Según apuntan las mismas fuentes, algunos de los niños sí se dieron cuenta de que en realidad era alcohol pero no mediaron para que no ocurriera la intoxicación etílica global.

La escuela ha comunicado que no se hace responsable de lo ocurrido, ya que aseguran que no pueden estar pendientes de lo que cada escolar lleva a clase. En el mismo comunicado reconocen que intentan hacerlo, pero que es imposible revisar cada mochila o estar pendiente de lo que cada niño lleva para el desayuno. Ante esto los padres de los pequeños afectados han pedido que se investigue lo sucedido y se catigue a los padres de la niña que ha desencadenado todo.