Día de la RCP. Hospital Universitario Virgen del Rocío

Aprender a hacer una reanimación con respiración cardiopulmonar es muy necesario: cada año pierden la vida más de 50.000 personas por problemas relacionados con el corazón, de hecho, las paradas cardiorrespiratorias son una de las principales causas de muerte en España y países vecinos. Los cardiólogos adviertes que las enfermedades cardiovasculares matan más que los accidentes de tráfico.

Por otro lado, la Fundación Española del Corazón indica que solo el 30% de españoles sabe realizar la respiración cardiopulmonar (RCP); es decir, solo saber realizarla 3 de cada 10 personas. «Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro  hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador.  El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es de un máximo de 5 minutos», indica la fundación en un artículo.

Para llevar a cabo una RCP hay que identificar cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino. Se le conoce como la cadena de supervivencia:

1.     Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia.

2.     Una rápida resucitación cardiopulmonar (RCP).

3.     Desfibrilación temprana.

4.     Soporte Vital Avanzado (SVA) y cuidados post-resucitación

Cómo realizar una RCP

Si tienes miedo de realizar una RCP o no sabes cómo hacerlo, siempre es mejor intentarlo antes que no hacer nada. La vida de una persona dependerá de ello. La Asociación Estadounidense del Corazón aconseja:

Persona sin capacitación: Si no has recibido capacitación sobre RCP o no estás seguro de si puedes hacer respiraciones de rescate, solamente haz RCP con las manos. Esto significa hacer compresiones ininterrumpidas en el pecho, entre 100 y 120 por minuto, hasta que lleguen los sanitarios (se describe con más detalle a continuación). No es necesario que intentes hacer respiración de rescate.

Persona capacitada y lista para actuar. Si estás bien capacitado y tienes confianza en tus habilidades, verifica si hay pulso y respiración. Si, dentro de los 10 segundos, no hay pulso ni respiración, comienza a hacer compresiones en el pecho. Comienza la reanimación cardiopulmonar con 30 compresiones antes de hacer dos respiraciones de rescate.

Persona con capacitación pero que hace tiempo que no practica. Si has recibido capacitación sobre RCP en el pasado pero te sientes inseguro de tus habilidades, limítate a hacer entre 100 y 120 compresiones en el pecho por minuto (los detalles se dan a continuación).

Los consejos anteriores son válidos para situaciones en las que adultos, niños y bebés necesiten RCP, pero no para recién nacidos (bebés de hasta 4 semanas de edad).

Fuente: Proyecto Salvavidas Desfibriladores

Tres pasos fundamentales

La American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) utiliza las letras C-A-B para ayudar a las personas a recordar el orden en que se deben hacer los pasos para la RCP.

  • C: compresiones (en inglés «compressions»)
  • A: vía respiratoria (en inglés «airway»)
  • B: respiración (en inglés «breathing»)
  • Comprensiones: restaurar el flujo sanguíneo

Las compresiones significan que usarás tus manos para presionar con fuerza y rápidamente de una manera específica sobre el pecho de la persona. Las compresiones son el paso más importante en la RCP. Sigue estos pasos para hacer compresiones de RCP:

  1. Acuesta a la persona de espalda sobre una superficie firme.
  2. Arrodíllate junto al cuello y los hombros de la persona.
  3. Coloca la parte inferior de la palma (base) de tu mano sobre el centro del pecho de la persona, entre los pezones.
  4. Coloca tu otra mano encima de la mano que está sobre el pecho. Mantén los codos estirados y coloca tus hombros directamente encima de tus manos.
  5. Presiona hacia abajo el pecho (comprime) al menos 2 pulgadas (5 centímetros), pero no más de 2,4 pulgadas (6 centímetros). Usa todo el peso de tu cuerpo (no solo tus brazos) cuando hagas compresiones.
  6. Presiona el pecho con firmeza a un ritmo de 100 a 120 compresiones por minuto. La Asociación Americana del Corazón sugiere hacer compresiones al ritmo de la canción «Stayin’ Alive» o al ritmo de la «Macarena» en el caso de España. Deja que el pecho vuelva a su posición (retracción) después de cada compresión.
  7. Si no estás capacitado en reanimación cardiopulmonar, continúa realizando compresiones en el pecho hasta que haya señales de movimiento o hasta que llegue el personal médico de emergencia. Si has recibido capacitación para hacer RCP, abre las vías respiratorias y proporciona respiración de rescate.
  • Vías respiratorias: abre las vías respiratorias

Si estás capacitado en RCP y has realizado 30 compresiones del pecho, abre las vías respiratorias de la persona mediante la maniobra de inclinarle la cabeza y levantarle el mentón. Coloca la palma de tu mano sobre la frente de la persona e inclínale suavemente la cabeza hacia atrás. Luego, con la otra mano, levántale suavemente el mentón hacia adelante para abrir las vías respiratorias.

  • Respiración: respira por la persona

La respiración de rescate puede ser boca a boca o boca a nariz, si la boca está gravemente lesionada o no se puede abrir. Las recomendaciones actuales sugieren hacer respiración de rescate usando un dispositivo con bolsa y mascarilla con un filtro de aire de alta eficiencia (HEPA).

  1. Después de abrir las vías respiratorias (usando la maniobra de inclinarle la cabeza y levantarle el mentón), apriétale las fosas nasales para la respiración boca a boca y cubre la boca de la persona con la tuya, haciendo un sello.
  2. Prepárate para dar dos respiraciones de rescate. Proporciona la primera respiración de rescate (de un segundo de duración) y observa si se eleva el pecho.
  3. Si el pecho se eleva, proporciona la segunda respiración.
  4. Si el pecho no se eleva, repite la maniobra de inclinarle la cabeza y levantarle el mentón y luego proporciona una segunda respiración. Treinta compresiones del pecho seguidas de dos respiraciones de rescate se consideran como un ciclo. Ten cuidado de no proporcionar demasiadas respiraciones o de respirar con demasiada fuerza.
  5. Continúa con las compresiones del pecho para reiniciar el flujo sanguíneo.
  6. Tan pronto como consigas un desfibrilador externo automático, aplícalo y sigue las instrucciones. Administra una descarga, luego reanuda las compresiones en el pecho durante dos minutos más antes de administrar una segunda descarga. Si no estás capacitado en el uso de un DEA, cualquier operador del 112 u otro operador médico de emergencia (061) puede guiarte con instrucciones. Si no tienes a mano un DEA, ve al paso 5 a continuación.
  7. Continúa haciendo RCP hasta que haya señales de movimiento o hasta que llegue el personal médico de emergencia.

RCP en bebés de hasta 4 semanas

El paro cardíaco en bebés generalmente se debe a la falta de oxígeno, como por ejemplo por un atragantamiento. Si sabes que el bebé tiene una obstrucción en las vías respiratorias, hazle primeros auxilios para atragantamiento. Si no sabes por qué no respira el bebé, haz RCP.

Primero, evalúa la situación. Toca al bebé y espera una respuesta, como un movimiento. No lo sacudas. Si no responde, llama al 112 o 061 y luego comienza a hacer RCP de inmediato. Para un bebé de menos de 1 año, sigue con el procedimiento de compresiones, de vías respiratorias y de respiración (C-A-B) (excepto en recién nacidos, que incluye a los bebés de hasta 4 semanas de edad):

Si viste al bebé colapsar, busca un DEA si tienes uno cerca antes de empezar con la RCP. Si hay otra persona disponible, haz que esa persona pida ayuda y busque el DEA inmediatamente mientras tú te quedas con el bebé y comienzas la RCP.

  • Comprensiones: restaurar el flujo sanguíneo
  1. Coloca al bebé de espalda sobre una superficie firme y plana, como una mesa o el piso.
  2. Imagina una línea horizontal dibujada entre los pezones del bebé. Coloca dos dedos de una mano justo por debajo de esta línea, en el centro del pecho.
  3. Comprime el pecho con cuidado a aproximadamente 1,5 pulgadas (unos 4 centímetros).
  4. Cuenta en voz alta mientras presionas a un ritmo bastante rápido. Debes presionar con firmeza a un ritmo de 100 a 120 compresiones por minuto, como si le estuvieses haciendo RCP a un adulto.

Vías respiratorias: abre las vías respiratorias

Después de 30 compresiones, inclina la cabeza con cuidado hacia atrás levantando el mentón con una mano y haciendo presión en la frente con la otra mano.

Respiración: respira por el bebé

  1. Cubre la boca y la nariz del bebé con tu boca.
  2. Prepárate para dar dos respiraciones de rescate. Usa la fuerza de tus mejillas para dar inhalaciones suaves de aire (en lugar de respiraciones profundas de tus pulmones) para respirar lentamente en la boca del bebé una vez, tomándote un segundo para la respiración. Observa si se eleva el pecho del bebé. Si se eleva, proporciona la segunda respiración de rescate. Si el pecho no se eleva, repite la maniobra de inclinarle la cabeza y levantarle el mentón y luego proporciona la segunda respiración.
  3. Si el pecho del bebé aún no se eleva, continúa con las compresiones en el pecho.
  4. Proporciona dos respiraciones después cada 30 compresiones de pecho. Si dos personas están haciendo la RCP, proporciona una a dos respiraciones después cada 15 compresiones de pecho.
  5. Continúa con la RCP hasta que veas signos de vida o hasta que llegue el personal médico.
Mercedes Cornejo

Mercedes Cornejo

Periodista. Titulada en Mediación Comunicativa y escritora.

Deja un comentario