Este año, los Reyes Magos tendrán que adelantar sus compras de Navidad ante la escasez de juguetes. Es el mejor consejo para que los niños puedan recibir todos aquellos juguetes que les solicitan en sus cartas.

Comprar juguetes será este año más caro que el anterior, si hay suerte de conseguir lo que se desea, algo que tampoco será sencillo. Todo esto se debe al retraso existente de los contenedores que proceden de China por lo que algunas tiendas ya hablan de escasez de juguetes.

«Nos van a faltar muchos productos para Navidades» indica la encargada de una juguetería a Nius Diario. «En años pasados ya teníamos el almacén al 90 por ciento porque el pedido de Navidad se hace en abril y este año estamos al 50 por ciento, incluso menos». Un hecho que apuntan tanto los fabricantes como los distribuidores: los problemas del transporte marítimo pueden provocar problemas de desabastecimiento de ciertos productos.

La encargada de la juguetería indica a Nius Diario que los juguetes que antes costaban diez euros, costarán ahora veinticinco, además de recomendar adelantar las compras porque «en noviembre ya faltará mercancía». Sin embargo, Oliver Giner, responsable de promoción exterior de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) explica que, en general, no se espera un problema de desabastecimiento porque las compañías se nutrieron a principios de años de las materias primas necesarias para fabricar los productos en verano.

No obstante, Oliver Giner, apuntala que algunos fabricantes que tienen deslocalizada su producción y que traen poco a poco sus juguetes a España sí pueden verse en apuros. «Puede ocurrir que algunas mercancías se agoten antes de tiempo o que, directamente, no lleguen», advierte Giner al diario La Razón. Explica también que será imperceptible la falta de referencia para los clientes, dado que el producto no se comercializará o, cuando se reciba, se trate de dar salida en las rebajas o campañas posteriores a la de Navidad.

Escasez de juguetes

En el caso de los comercios «grandes» se prevé que tengan cubiertas todas las categorías y gamas de productos a razón de los surtidos tan amplios que manejan. Los expertos aseguran que es «muy compleja» la situación que se está dando; Fernando Faces, economista, indica a Nius que la demanda de bienes, juguetes y de todo es enorme.

En el caso de China, el principal proveedor, sufre una gran crisis y no solo de suministros, sino también del cierre de fábricas y el puerto en varias ocasiones. Face llama a toda esta situación como «una tormenta perfecta» responsable de que llegue tarde la materia y cuatro veces más cara.

La pandemia ha transformado las rutas marítimas, según indica Faces: «el barco pequeño y mediano desapareció y se concentró en los grandes». Entre seis compañías se cubre el 70% del transporte marítimo, lo que conlleva a prácticas oligopolísticas que derivan en una situación de demanda brutal y escasez de productos que no se fabrican a tiempo.

Según Fernando Faces, lo sucedido en el Canal de Suez en comparación con lo que está sucediendo es una «simple anécdota» y no augura buenas noticias pronto. «Esta crisis va a durar hasta bien avanzado el 2022 o incluso 2023», sentencia el economista a Nius.

Mercedes Cornejo

Mercedes Cornejo

Periodista. Titulada en Mediación Comunicativa y escritora.

Deja un comentario