La crema solar es una herramienta esencial para evitar quemaduras durante el verano, pero ¿cuáles son las claves para usar la crema correctamente?

¿Cuál es la cantidad apropiada de crema que debemos usar?

Unos 2 mg/cm2. Sin embargo, es frecuente que la cantidad que aplicamos normalmente no sea suficiente para alcanzar el nivel de fotoprotección que se indica en el etiquetado. Además, zonas como las orejas o la parte posterior del cuerpo suelen quedar descubiertas. Por ello, la cantidad necesaria para lograr dicho nivel depende de la composición del fotoprotector y viene indicada en la información que lo acompaña. Es importante leerla cuando se compra el envase.

¿Cada cuánto tiempo habría que volver a ponérsela para alcanzar una óptima protección solar?

Una de las claves para usar correctamente la crema solar es la duración efectiva de la misma. Se considera un tiempo medio de 2-3 horas, pero va a depender del tipo de fotoprotector, su capacidad para mantener la capacidad de filtrado en las diferentes condiciones ambientales, contacto con el agua, sudoración, etc.

¿Cómo se sabe qué tipo de protección debemos utilizar? ¿Debe ser distinta para cara y cuerpo?

Se deben utilizar filtros que protejan frente a UVA y UVB, aplicados en la cantidad adecuada y renovados de forma periódica. En población sana, se recomienda un filtro con SPS 30 o superior.  Además, es importante usar fórmulas que se adapten a la piel de cada edad y área corporal. Por ejemplo, en adolescentes y adultos jóvenes se deben evitar excipientes grasos en la cara que favorecen la aparición de acné. De la misma forma, en los ancianos se utilizarán fundamentalmente cremas que eviten la sequedad, sobre todo en las extremidades.

¿Cuál es el peligro de no protegerse adecuadamente?

La gente suele echarse crema para ir a la playa o la montaña, pero olvida hacerlo para otras actividades como tomar algo en una terraza o pasear al sol.

Es importante recordar que, durante la época estival en el área mediterránea, y especialmente en las horas centrales del día, la quemadura solar puede ocurrir con menos de media hora de exposición directa a la luz solar. Eso sí, es cierto que el riesgo se incrementa sobre superficies como la arena o a medida que vamos ascendiendo en altura.

Este año con la pandemia la gente ha salido menos. ¿Debemos protegernos más del sol?

Las normas son las mismas. Se deben hacer exposiciones lentamente progresivas, buscar la sombra, evitar las exposiciones directas en las horas centrales del día y ser muy cuidadosos con las superficies que reflejan la luz, como la arena y el agua. Las cremas fotoprotectoras son un elemento más de la fotoprotección, pero no son más importantes que el resto.

¿Se aconseja el uso de complementos para la protección?

Sí, como utilizar sombreros de ala ancha y gafas de sol adecuadas que protejan correctamente los ojos y los párpados. También ropa, idealmente de manga larga y con tejidos con mayor capacidad de filtrado.

Si sobran botes de crema solar de un año a otro, ¿podemos usarla?

Esto realmente obedece al tipo y las condiciones ambientales en las que la hemos mantenido, de la humedad, de la temperatura, etc.

Fuente: Sinc.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad