Premiados/FPA

Siete de los creadores que contribuyeron en el desarrollo de las vacunas contra el COVID han sido galardonados este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de Investigación. En esta ocasión, 48 personas optaban a este premio, de 17 nacionalidades distintas.

La bióloga húngara Katalin Karikó, el inmunólogo estadounidense Drew Weissman, los doctores alemanes Ugur Sahin y Ózlem Türeci, el biólogo canadiense Derrick Rossi, la vacunóloga británica Sarah Gilbert y el bioquímico estadounidense Philip Ferlgner. Ellos han sido los galardonados en este año.

Peter Lawrence, Premio Príncipe de Asturias de Investigación 2007 fue quien propuso su candidatura. Contó, además, con el apoyo del jurado que, debido a la situación actual, llevó a cabo sus deliberaciones telemáticamente.

Estos siete investigadores premiados han contribuido al desarrollo de tres vacunas con estrategias distintas. No obstante, el blanco común de las tres ha sido la proteína S. Esta se encuentra en la superficie del virus y facilita su entrada en las células.

Pionero en el uso de microarrays

Philip Felgner ha sido reconocido por pionero en el uso de microarrays de proteínas. De esta forma, se puede entender cómo responde el sistema inmunitario a diferentes microorganismos infecciosos, una técnica de 1985 aplicada ahora frente al COVID-19 para la introducción de material genético en un liposoma que se introduzca en las células.

La madre de las vacunas de ARN

Por su parte, Katalin Karikó es considera la madre de las vacunas basadas en ARN mensajero. Ha trabajado en su desarrollo junto a Drew Weissman. Ambos introdujeron cambios en la estructura del ARN que que no tuvieran lugar estas reacciones. Esto sentó las bases del uso de terapias de ARN.

Estos resultados sirvieron a Ugur Sahin y Özlem Türce (Pfizer), y Derrick Rossi (Moderna) para el desarrollo de sus vacunas.

Vacunas basadas en adenovirus

Por último, la vacunóloga Sarah Gilbert ha trabajado en conseguir las vacunas basadas en adenovirus, como AstraZeneca. Estas se utilizan como vector para introducir en las células el ADN que codifica la proteína S. De esta forma, se estimula la respuesta inmunitaria.

Uno de los hitos más destacados de la ciencia

El jurado del Premio ha situado la labor de estos científicos como uno de los hitos más destacados de la historia de la ciencia. Según el físico español Miguel Echenique, los trabajos son un buen ejemplo de la importancia de la ciencia para la protección de la salud.

El Premio para estos creadores de vacunas COVID ha sido el reconocimiento a una trabajo que ha contribuido a salvaguardar la salud mundial.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario