La UEFA rechaza que el estadio Allianz Arena de Múnich se ilumine con la bandera LGTBI para el partido entre Alemania y Hungría que se disputará mañana. Esto se debe a que la UEFA, según sus estatutos, es una asociación que no se rige ni por ninguna doctrina política ni por ninguna creencia religiosa. Su consideración política se debe a la polémica ley aprobada por el gobierno húngaro en la que se prohíbe que se «promueva» la homosexualidad en menores de edad. Según la UEFA, esto lo ha solicitado la propia federación de Hungría.

Esta ley del parlamento húngaro es ha generado polémica y rechazo entre las asociaciones que defienden los derechos humanos, pues en Hungría los miembros de la comunidad LGTBI están siendo el blanco de políticas discriminatorias por parte del gobierno de Viktor Orban.

Los equipos de la liga de fútbol alemana también han decidido tomar partido contra la decisión del máximo organismo del fútbol europeo e iluminarán sus estadios con la bandera LGTBI, como el Allianz Arena, durante la celebración del encuentro. También en España algunos clubes han salido en defensa del colectivo.

Investigado por llevar la bandera arcoiris en el brazalete

Hace unos días se vivió el primer capítulo de esta trama de la UEFA. El organismo anunció que investigaría al capital de la Selección Alemana, Manuel Neuer, por llevar la bandera LGTBI como brazalete de capitán. Por ello la Federación Alemana podría ser sancionada.

Oleada de protestas en Twitter

El país bávaro se ha volcado en defender tanto a la iniciativa como al colectivo, tanto que en Twitter Alemania ha sido Trending Topic la etiqueta #Regenbogenfarben (colores arcoiris). También ha sido así en España.

Entre los más destacados se encuentra el tweet de Antoine Griezmann, futbolista del Barcelona y de la Selección Francesa:

Deja un comentario